El Rincón de la Memoria, Jerez

Hace tres años que la Yedra hizo Historia

Juan Manuel García. A las once y veinticinco de la mañana del 14 de Septiembre de 2013, Nuestra Señora de la Esperanza fue coronada canónicamente, la tercera imagen dolorosa de las hermandades jerezanas que alcanzan esta Gracia junto a la Virgen del Valle Coronada y la Virgen de la Concepción Coronada.

El obispo ceñía en sus sienes la gran ofrenda de devoción a la Reina de la Plazuela, convertida en brillos de un oro primorosamente cincelado. Fue el gran momento del día y la estampa para la posteridad; la más deseada por los cofrades de la Hermandad de La Yedra. Aplausos, emoción, lágrimas y muchos sentimientos contenidos que estallaban de júbilo. Sonaba con fuerza el Himno Nacional y el Aleluya de Händel.
En ese protocolo destacaron, en la parte cofrade, la presencia de muchos hermanos mayores de las hermandades jerezanas y de otras localidades, consejo de la Unión de Hermandades, Delegación de Hermandades. En el ámbito civil y militar, el gobierno municipal, que no la corporación porque sólo asistió el PP
También estuvo el Cuerpo Nacional de Policía, la Armada y la Guardia Civil, estos dos últimos hermanos honorarios de la cofradía. En lugares destacados se situaron los padrinos efectivos de la coronación canónica, la alcaldesa de Jerez, María José García-Pelayo, en representación de la ciudad, y el ministro de Agricultura, Miguel Arias en representación de la nación, como decidió la Casa Real en nombre de los Príncipes de Asturias, padrinos nombrados por la hermandad, honor aceptado por Don Felipe y Doña Leticia.
La misa incluyó la liturgia de las grandes solemnidades con el prelado como oficiante principal asistido por el obispo de Gerona, Francesc Pardo, junto a otros sacerdotes como Ángel Romero Castellano, Ismael Maroto, Fray Ricardo de Córdoba, Enrique Soler,entre otros.
Así transcurrió la mañana dentro de una muy calurosa Catedral. Calor emocional, calor devocional y el calor que acompaña a los instantes que se saben que son amparados por la satisfacción del deber cumplido por las cosas bien hechas durante todos los actos celebrados. Una jornada en que la Yedra hizo Historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.