Córdoba, Costal

La Crónica: El anuncio de una nueva etapa

Blas J. Muñoz. Hay momentos que son complejos de explicar con palabras, incluso para alguien que a través de un papel se ha expresado siempre mejor que con la voz. La palabra -impresa o digital- ha sido siempre mi modo de enfrentar la vida y reunirme con las preguntas que siempre están y que nunca terminarán de marcharse. La palabra y la imagen -su espacio imprescindible de libertad- han permitido durante este tiempo que Gente de Paz haya llegado a usted, querido lector, y de algún modo hayamos ocupado un instante efímero de su tiempo.

Es por ello que, anoche, cuando los sones de la Banda de la Salud se acercaban a San Roque, como una metáfora perfecta, el banderín que cruzaba el umbral del oratorio asemejaba el tránsito a un nuevo tiempo. Un tiempo que comenzaba este 19 de febrero en que, más allá del cartel por el que ya demostré mucho antes de que lo fuera una especial predilección, queremos comenzar a devolver el cariño recibido con un proyecto solidario que, como cofrades, entendíamos que había de iniciar su andadura en Cuaresma.
Más allá del mero desarrollo del acto, diversos elementos llamaron la atención. El cartel en sí, que busca recoger la estética del paso que han dado las cofradías cordobesas en su apuesta por la Catedral, deja una estampa transgresora al observar como una cuadrilla completa se arrodilla y reza ante lo que es verdaderamente importante y la piedra angular de nuestra fe compartida y profesada públicamente. Este espíritu bien fue recogido por Fernando Castro en su emotiva y decidida presentación de la obra de Antonio Poyato, en la que no dudó en poner como ejemplo el compromiso y la solidaridad de las hermandades del Miércoles Santo.
Solidaridad que quiso ser reconocida en la labor que realiza la Juventud Mercedaria, el Grupo Joven de la Hermandad de la Merced, ejemplo constante del compromiso inherente de una cofradía que es ejemplo a seguir. Solidaridad que se tornó en profunda emoción al entregarse el premio a la familia de Rafael Meléndez Valdés, el costalero que descansa en el Seno del Padre y que en un último acto de generosidad, como hacía bajo las trabajaderas de la Virgen del Buen Fin, donó todos sus órganos para dejarnos un ejemplo a seguir.
La proyección en los medios de la Hermandad del Perdón también quedó reflejada en un reconocimiento que debe ir más allá, pues el empeño y el empuje con que Fernando Castro y su Junta de Gobierno han sabido dotar a su cofradía es, además, un soplo de aire fresco e ilusión renovada para la Semana Santa de Córdoba, que necesita de cofrades como ellos para seguir creciendo. Toda vez que, con la amabilidad y disposición que los caracteriza, nos cedieron su casa haciéndonos nos sentir en la nuestra.
Un hogar emocional al que nos transportó la entrega del reconocimiento a la figura del veterano capataz, Rafael Muñoz Cruz. Nuestro compañero Manuel Orozco le hacía entrega de un galardón que va más allá en su significación para atestiguar una forma de entender las cofradías desde el respeto, la responsabilidad y, en definitiva, un modo de hacer las cosas. Un modo que se acrecienta, día tras día, en los ensayos y que redobla en unos sones de muchos quilates en la BCT de la Salud. Reconocida su aportación al enriquecimiento musical, la formación del Barrio del Naranjo deleitó con un pasacalles y una actuación que, al despedirse con Eternidad, marcó un punto y aparte en un estilo musical del que podemos decir, sin miedo a equivocarnos, es de primera línea. Sin ambages ni cortapisas, su calidad se eleva para ser dignos merecedores de todo reconocimiento.
Con los sones de la Marcha Real, al Rey de Reyes, el Señor del Perdón presidía el acto bajo la hermosa mirada de la Virgen del Rocío y Lágrimas. Se cerraba un ciclo que abrirá otro del que ya comienzan a esbozarse los cambios que, durante los próximos meses les iremos mostrando, toda vez que también tendrán cumplida cuenta de los actos destinados a ir conformando el Proyecto Bangassou.

@BlasjmPriego


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.