Sin categoría

La Crónica: Un deslucido Domingo de Ramos reinó en Linares

Rafael Peñafiel. La tónica de los días previos a la Semana Santa linarense presagiaba un Domingo de Ramos sin hermandades en la calle. Aunque no se repitió el caso de aquel famoso 2007, el fantasma de los negros nubarrones, finalmente, se cernió sobre la ciudad.

Linares 8:00. Nubes blancas compactas pero sin riesgo de lluvia despertaban a los hermanos de la primera Hermandad linarense que visitaría el corazón de la ciudad. La Hermandad de la Entrada Triunfal en Jerusalén más conocida como “La Borriquilla” es la primera en poner su cruz de guía en la calle a las 10:00 desde la Iglesia de San José en el barrio del mismo nombre. Pasaban poco más de las 10:00 cuando la primera cruz de guía ponía sus pies en suelo linarense. Con un cielo, por fin, despejado salía el Señor de San José a lomos de una modesta borriquilla, este año sin potencias, solo tapado con un paño blanco sobre la cabeza. Tras Él la B.C.T. Nuestra Señora del Rosario de Linares ponía los sones a un Misterio con una de las mejores cuadrillas de Linares. Poco después se asomaba por el dintel de la trasera de la Parroquia de San José, Nuestra Señora de la Alegría portada por su cuadrilla de 70 costaleras (calza 30), a los sones de la Banda Municipal de Dos Torres (Córdoba).
Conforme la Hermandad avanzaba hacia el centro de la ciudad, nuestros peores temores se hacían realidad. La Hermandad, poco antes de entrar en Carrera Oficial, había contactado había recibido la siempre triste noticia de la presencia de lluvias acercándose a gran velocidad hacia la localidad. Esto obligó a la Hermandad a recortar calles por el camino más corto y casi a paso de mudá. Los titulares se fueron alejando a gran velocidad del centro a la vez que los negros nubarrones, que habían precedido a las vísperas de la Semana Mayor, volvieron a ceñirse sobre Linares y sin solución de continuidad empezaron a caer gotas frías de gran tamaño al paso de la Hermandad por la calle los Francos. Casi sobre las tres y bajo una intermitente lluvia la Virgen de la Alegría volvía a postrarse en su Sede Canónica hasta el año que viene.
Linares 17:00. La Hermandad de la Santa Cena Sacramental se reúne en cabildo de aguas y retrasa su salida una hora. A las 18:00 la Hermandad decide realizar la Estación de Penitencia recortando el recorrido. La segunda cruz de guía se pone en la calle bajo una leve llovizna que inquietaba a la multitud de linarenses que se agolpaban en la lonja de Santa María. Pero las condiciones meteorológicas mejoraron considerablemente y permitieron que la Hermandad continuara con su Estación de Penitencia. El Señor de la Santa Cena volvía a las calles de Linares un año más con los sones de la Centuria Nazarena de Linares. La Virgen de la Paz lo hacía también este año estrenando su nuevo estandarte y sus ciriales y con los sones de la Banda de Música Maestro Alfredo Martos. Finalmente, alrededor de las 00:00 Nuestra Señora de la Paz ponía fin a un Domingo de Ramos deslucido por la lluvia.

Foto Rosario de Linares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.