Sevilla, 💚 El Rincón de la Memoria

La devoción perdida y recuperada de Sevilla



Juan Pérez. Si cualquiera que entienda lo que suponen para muchos devotos El Cachorro, Gran Poder o Las Esperanzas, no tendrá dificultad en comprender si conoce su historia, lo que el Cristo de San Agustín supuso siglos ha, para Sevilla. Era un todo. Las gentes le profesaban una devoción muy viva y además mostraba una tipología de imagen muy poco acostumbrada por estas tierras.

Los avatares históricos que esta devoción se fuera diluyendo y que ya en el siglo XX fuera recuperada, como este sábado 2 de julio  a partir de las 20:00 horas, se verá en la Iglesia Parroquial de San Roque. En su fecha señalada se celebrará la Solemne Función Votiva en honor del Santo Crucifijo de San Agustín, con asistencia de la Excelentísima Corporación Municipal, escoltada bajo mazas por la Policía Local vestida de gala, que renovará el Voto de Gratitud al Venerado Titular por la extinción de la epidemia de peste que asoló la ciudad en 1649.
Como bien lo explica la nota de prensa esta es la historia que volcó la devoción de Sevilla en el Santo Crucifijo de San Agustín:
«Año de 1649, padeciendo esta Ciudad una gravísima peste, de la que murió mucho número de sus moradores, los dos ilustrísimos Cabildos eclasiástico y secular, pidieron a este convento de San Agustín se llevase la imagen del Santo Cristo a la Santa Iglesia, y en 2 de julio del dicho año salió con solemne procesión, acompañado de la ciudad y de todas las religiones, y con grandes clamores de todo el pueblo le llevaron a la Santa Iglesia, y a la salida de la calle Placentines el ilustrísimo Cabildo eclasiástico salió a recibir la procesión, y habiendo estado aquella tarde y noche en la santa Iglesia la santísima Imagen, el día siguiente la volvieron a su capilla, y fue nuestro Señor servido que desde el día que salió comenzó a mejorarse la peste, y al cabo del octavario totalmente se quitó, como lo certificaron los médicos, por lo que la M.N. y M.L. ciudad de Sevilla dedicó el dicho día 2 de julio, para venir perpetuamente a darle gracias por el beneficio recibido».

Fuente: J.M. Montero de Espinosa, Antigüedades del Convento Casa Grande de San Agustín de Sevilla y noticias del Santo Crucifixo que en él se venera, Imprenta de D. Antonio Carrera y compañía, Sevilla, 1817. Reproducción del texto que contenía un letrero colocado en el convento.


Fuente Fotográfica









Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup