Advertisements
Córdoba

La frontera entre lo soñado y lo vivido

Acariciaba el sol la torre de San Lorenzo mientras Córdoba entera esperaba a las puertas de la Gloria, que el Divino Rey de los Cielos atravesase el umbral de nuestros sueños, para convertir en realidad tanto meses descontando el calendario. La bulla que se había configurado a las puertas del templo fernandino, se abrió paulatinamente como las aguas del mar Rojo, cuando la cruz de guía se abrió paso entre el gentío al compás del latido de nuestras ilusiones materializadas. Una imagen miles de veces soñada que confirmó a los presentes que todo había comenzado.

Foto | @sscordobesa

La cruz de guía comenzó a avanzar buscando Puerta Nueva seguida de un multicolor elenco de nazarenitos de distintas cofradías y un nutrido grupo de pequeños hebreos que, con palma en mano, querían recibir a Jesús Triunfante a lomos de su borriquita. Incienso, marchas, cambios y paso al frente… y el Rey de Reyes enfiló el sendero que lo conduce al corazón sentimental de una Córdoba que lo esperaba con los brazos abiertos, en la seguridad y la tranquilidad recuperada, tras el triste recuerdo del pasado y tormentoso Domingo de Palmas.

El Señor avanzaba poderosamente al compás aun más poderoso de la impresionante Caído y Fuensanta que, por increíble que parezca parece superarse año tras año. Mención aparte merece el derroche de elegancia y brillantez demostrado por la cuadrilla costalera que gestiona con maestría el tándem de capataces conformado por Juan Horacio de la Rosa y Jesús Ortigosa. Palabras mayores. Al acceder a la Ronda de Isasa, el misterio sufrió un percance al caer la palmera que tradicionalmente lleva el paso. Afortunadamente todo quedó en su pequeño susto sin consecuencias.

Tras el Hijo del hombre, la Virgen de la Palma, radiante bajo el azul del cielo, elegantemente vestida con su nueva y flamante saya concebida por su vestidor Antonio Villar Moreno, que pisó las piedras de la Plaza de San Lorenzo al compás de la Sociedad Filarmónica María Inmaculada de Linares, que ha dejado tras de sí un excelente sabor de boca, derramando su magia al son elegante que le ha imprimido al andar del paso de palio el capataz Luis Miguel Carrión, símbolo inequívoco de lo que Ella hace cada primavera al inundar las almas de los que la buscamos en la mañana en la que Córdoba estrena sonrisa. Alegre, magnífica, reinando como la auténtica elegida en la mañana en la que Córdoba estrena sonrisa y acompañada por los sones de “Como Tú Ninguna” abandono en su feudo de San Lorenzo para sumergirse en el sendero por el que peregrino rumbo a la Santa Iglesia Catedral. 

La Semana Santa ha comenzado y, como decía un amigo, empieza a terminar lentamente. Es momento de aprovechar cada instante que nos regala para atesorarlo y rememorarlo cuando todo haya concluido y volvamos a descontar los días.

 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies