Advertisements
Córdoba, Galerias

La Salud de Puerta Nueva vuelve a cautivar a Córdoba un nuevo Jueves de Pasión

La Salud de Puerta Nueva ha vuelto a hacer historia convirtiendo las calles cordobesas en repentina primavera y en maravillosa mezcolanza de aroma de incienso y compás de marcha procesional. Una primavera sobrevenida que ha empujado metafóricamente este invierno tardío que parece resistirse a abandonarnos para convertir en certeza el sueño tantas veces soñado, en estos largos meses de espera, de que la Semana Santa ha llegado para instalarse en nuestras vidas esta apasionante semana de abril sin la que somos incapaces de vivir.

Con puntualidad británica, dos nazarenos de la Salud de Puerta Nueva se asomaron al pozo de los deseos en que se había convertido, para los miles de cordobeses que se habían dado cita a sus puertas, la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Tres golpes secos contra la madera macaron el pistoletazo de salida de la segunda salida procesional de la joven corporación de vísperas. Una salida nuevamente histórica, toda vez que era la primera vez que la imagen de Manuel Luque Bonillo presidía la estación de penitencia de la cofradía, dispuesto sobre el flamante suelo realizado por José Manuel Moreno, el estreno patrimonial más relevante de la cofradía además de unos nuevos faldones realizados en terciopelo granate, confeccionados por Caridad Sánchez Gómez hermana de la joven corporación de vísperas.

Un numeroso cortejo de dos centenares de hermanos, cifras que hablan muy en positivo del excelente trabajo desarrollado por el equipo de gobierno que dirige Rafael Cano, mostrando un empaque y una sobriedad que contrasta con el indiscutible sabor de barrio que ha adquirido en tan poco tiempo la cofradía, anticipaba la presencia del Señor con un interesante exorno tricolor compuesto esencialmente de rosas y gladiolos y tras el cual llamaba poderosamente la atención un olivo, primera pieza de la futura escena del misterio que muchos ya comenzamos a imaginar.

Derrochando altas dosis de elegancia, a hombros de la cuadrilla costalera dirigida con maestría por Juan Horacio de la Rosa, el paso del Señor fue capaz de concitar todas las miradas y la presencia del Hijo de Dios de convocar a la oración, con un caminar pausado y sin estridencias perfectamente acompasado con la excelente música de Redención de Córdoba, que escogió para la ocasión un mimado repertorio cuajado de marchas de corte clásico que encajan a la perfección con el estilo que poco a poco está definiendo la cofradía. Una marea de cordobeses acompañaron el histórico devenir del cortejo camino de la Basílica de San Pedro, lugar en el que la corporación realizó estación de penitencia ante el Santísimo Sacramento del Altar, accediendo completamente la cofradía al interior del templo, instante que se vivió con gran intensidad.

Desde ahí, la cofradía inició el triunfal camino de retorno a casa entre una marea de cofrades que han querido ser partícipes de una nueva cita con la historia de una corporación que paulatinamente se va convirtiendo en el proyecto de una gran hermandad construida sobre los cimientos del esfuerzo colectivo, la ilusión insobornable y el trabajo bien hecho que se traduce en una evolución incuestionable cuyos frutos han vuelto a cautivar a Córdoba un nuevo Jueves de Pasión.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies