El Rocío

La Virgen del Rocío recorrió las calles de la aldea


Antonio Rendón Domínguez. Cada año, durante la noche del domingo al lunes de Pentecostés, cerca de un millón de personas venidas de toda Andalucía, del resto del país y no pocos extranjeros se reúne en el poblado del Rocío para acompañar a la Blanca Paloma en su salida ritual por las calles de la aldea. Durante la procesión la Virgen es llevada por los almonteños que se disputan entre sí el honor de llevarla. Aquellos que no han podido situarse dentro del paso, agarran con fuerza los varales.  El paso se inclina hacia un lado u otro, sin llegar jamás a caer por tierra y gira sobre sí mismo.

Desde que se rompió el varal en la procesión del año 2011, dentro de su idiosincrasia particular, impera una especie de desorden ordenado que hace mucho más fluido el recorrido de la procesión de la Reina de las marismas.
La Virgen del Rocío va  recibiendo a su paso vivas y olés, salves y plegarias por todos los rincones de la aldea y se reflejan en la cara de los fieles los sentimientos, sus peticiones y preces a la Señora, a cuyo paso le tocan las palmas, los vecinos de Almonte mientras es arropada por miles de fieles.  Los curas de sotana, en alto, a hombros, para rezarle la salve a la Virgen son los primeros que con brazos abiertos exclaman la presencia de Ella e invitan a los almonteños a acércarla a sus hermandades y feligreses.
La Virgen iba radiante con la nueva saya, que para la ocasión han confeccionado con sumo mimo y cariño las mujeres del taller de bordado de la Hermandad Matriz de Almonte, a juego con el manto de los Apóstoles, o manto de Pentecostés que le confeccionara Bordados Santa Bárbara y adornada con grandes flores de color coral que le otorgaban una singular belleza.  
En todo su recorrido la Blanca Paloma ha estado acompañada por miles de fieles, cuya presencia se hacía más intensa conforme se iba aproximado de nuevo a su ermita. La procesión que se prolongó durante más de nueve horas, se ha desarrolló con normalidad y orden, tras comenzar su visita a las filiales y algo más rápida que el año pasado.
 Fotos Antonio Rendón Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.