Sin categoría

Las dos hermandades más «útiles» de Sevilla

Juan Pérez. Hay noticias que no pasan todo lo apercibidas que sería deseable y no porque no se hagan eco todos o casi todos los medios, sino porque al cofrade pata negra le interesan más otro tipo de asuntos. No vamos a hacer aquí demagogia de gasolinera ni a buscar culpables de qué se lee más o se lee menos y si la culpa es del mensajero o del receptor del mensaje.

Las cofradías son muy importantes en Sevilla y más allá de la carretera de Mérida, también. Para muchos sevillanos (supongo que lo mismo para cordobeses, malagueños, gaditanos, etc.) son una parte de su vida que, sin ella, no tendría sentido. Desde el que le gusta un capataz, una banda o montar un palio, hasta el que disfruta ayudando en las bolsas de caridad y ve su trabajo de voluntario recompensado.
Alguien me dirá que para eso también están los de la Cruz Roja y es verdad, pero para hacerlo allí no hay que ser creyente y los valores pueden ser «laicos». Dos hermandades han destacado esta semana con su ejemplo de años de trabajo en poner de relieve ser «bien de utilidad pública»: la Esperanza de Triana y el Buen Fin.
Así lo ha visto el pleno del Ayuntamiento de Sevilla en relación al Centro de Estimulación Precoz y al de Apoyo Infantil. Pero aunque no deja de declarar lo que todos sabemos, lo más curioso es que haya partidos políticos que no voten a favor. Su tendencia política da igual en estos casos, lo que importa es que a dos cofradías muy útiles para quienes están en problemas dan ejemplo en una ciudad donde hay quien está perdiendo referentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.