Málaga

Málaga: La Semana Santa se mueve

Desde ya hace años, llegados a estas fechas pre- cuaresmales, mis compañeros de trabajo me preguntan cuanto queda para la Semana Santa. Mi respuesta siempre es la misma: ¿Para la tuya o la mía?, dado que el concepto de “Semana Santa” difiere un poco fuera de Andalucía. Está claro que para los cofrades la Semana Santa va del Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección, pero para el resto se ciñe al Viernes Santo, Sábado de Gloria, Domingo y Lunes de Pascua (en algunas localidades incluyen el Jueves Santo). A continuación, uno de los “hombres del tiempo” empieza a meterme miedo con “ya veremos que harán las borrascas este año…” Yo le contesto: ¡¡Como no me encargues una semana completita de sol, cuando regrese te vas a acordar de mí!! Y así nos echamos unas risas.

Igualmente siempre hay alguien que pregunta: ¿Todos los años vas a Málaga? ¿Y no te aburre siempre lo mismo? Yo le digo: Aunque parezca igual, nunca es lo mismo. Y aquí lo dejo, porque para alguien que no ha vivido una Semana Santa in situ, ¿como le explico yo las emociones que siento cuando me sitúo cerca de una esquina esperando a que llegue el Trono de una Virgen, preparado para saborear tan mágico momento… el cosquilleo que me sube al ver los ciriales, al oír los sonidos de la campana del Trono, al contemplar como aparecen lentamente las cabezas de varal y los primeros hombres de trono (tocados con sus faraonas), las primeras tulipas de los arbotantes delanteros, el resplandor de la candelería reflejada en la luna de algún comercio, las primeras barras de palio, la Señora rodeada de fragantes flores; como da la curva el Trono a los sones de una maravillosa marcha, y todo este conjunto metido en una nube de incienso? O ¿como le cuentas las sensaciones que tienes viendo la subida del Prendimiento por calle Carrión, o al Nazareno de Nueva Esperanza en la Tribuna de los pobres, o la salida de mi Cristo de la Expiración, o…? ¡Esto hay que vivirlo para entenderlo!
El dicho “cada Semana Santa es igual, pero distinta” por un lado tiene su razón, porque lo que “guardamos” de cada Semana Santa son las emociones que hemos “cosechado”, y cada año son distintas, aunque los cofrades nos empeñemos en ver repetidamente a tal o cual Cofradía por tal calle o plaza, con el animo de volver a emocionarnos como lo hizo en una Semana Santa anterior. Pero la experiencia me ha demostrado que el pellizco se presenta de improviso, y cada año es en una circunstancia y/o localización distinta.

De otro lado, hay muy poderosas razones para argumentar que cada Semana Santa es distinta. Tan solo en lo que llevamos de este siglo, en la Semana Santa de Málaga se han producido numerosos cambios, de los que sin pretender ser exhaustivo, repaso a continuación.
De entrada, se han incorporado a la nómina de la Agrupación de Cofradías dos nuevas Hermandades (Dulce Nombre y Santa Cruz) y la sección de Lágrimas y Favores (Fusionadas) tiene su propia procesión en la mañana del Domingo de Ramos. Muy pronto (es de prever) contaremos con dos nuevas corporaciones (Humildad y Paciencia y Mediadora).
Se han efectuado numerosas modificaciones en las salidas o los encierros, la mayor parte de ellos motivados por el abandono de un tinglao a cambio de una Casa Hermandad (Huerto, Crucifixión, Nueva Esperanza, Traslado, Amor, Piedad, Sepulcro) o por cambio de C. Hdad. (Rocío, Misericordia), cambio de sede canónica (Penas, Cena y Salesianos) o cambio de Templo por C. Hdad. (Pollinica, Salud, Estrella). Asimismo, sin afectar a la salida, una cofradía ha efectuado un cambio de sede canónica (Sepulcro).
También han habido cambios de día (Cena del Domingo de Ramos pasa al Jueves Santo) u orden de salida (Humildad, Huerto, Rocío, Penas).
En el capítulo de novedades y restauraciones también se han producido numerosos cambios. Tenemos dos nuevos Titulares: Dulce Nombre y el Crucificado del Monte Calvario, a los que habrá que añadir el Cristo de Humildad y Paciencia y el Nazareno Redentor del Mundo (Mediadora). Se han restaurado 36 Titulares: los Cristos de la Pollinica, Huerto, Prendimiento, Humillación, Rescate, Azotes, Ánimas de Ciegos, Vera+Cruz, De la Puente, Rico, Cena, Viñeros, Misericordia, Paz y Unidad, Traslado, Amor, Sepulcro y Resucitado; y las Vírgenes de la Encarnación, Trinidad, Nueva Esperanza, Gracia, Rosario, Lágrimas y Favores, Paloma, Dolores (Expiración), Paz, Traspaso y Soledad de Viñeros, Gran Poder, Angustias, Fe y Consuelo, Soledad (San Pablo), Dolorosa (Amor), Caridad, Soledad (Sepulcro), así como el Grupo de la Piedad.
Se han realizado 3 misterios nuevos: Humildad, Azotes y Traslado. Se ha retirado a Dimas de la Crucifixión, a la espera de un nuevo misterio. Se ha sustituido el Cirineo de Pasión. Se ha cambiado parte del misterio del Prendimiento. Se han añadido las figuras de San Pedro y la Mujer acusadora al misterio de Jesús de la Soledad, y hemos podido contemplar al Cristo del Perdón con su misterio completo y al Nazareno de Nueva Esperanza con un Ángel-Cirineo. Igualmente se ha restaurado todo el Apostolado de la Cena, así como el misterio de la Sentencia y se han renovado las vestiduras del misterio de la Salutación.
Hemos podido disfrutar del estreno de 14 nuevos Tronos: Lágrimas y Favores, Merced, Dolores del Puente, Nueva Esperanza, Azotes, Consolación y Lágrimas, Traspaso y Soledad de Viñeros, Soledad (Mena), Cristo de los Milagros, Amargura (Zamarrilla), Redención, Angustias, Paz y Unidad, Traslado, y la adaptación del antiguo trono de Traspaso y Soledad de Viñeros para la Virgen del Dulce Nombre, con el añadido de un palio nuevo. Se han finalizado 8 Tronos: Crucifixión, Mayor Dolor en su Soledad, Nazareno del Perdón, Gracia, Santa Cruz, Dolores (San Juan), Caridad, Reina de los Cielos, así como se han completado los programas iconográficos de Salesianos y de Santa María del Monte Calvario. Actualmente se hallan en ejecución los nuevos Tronos de la Pollinica, de Jesús de la Soledad (Dulce Nombre) el del Cristo de la Esperanza en su Gran Amor (Salud) y el del Cristo del Perdón (Dolores del Puente).
Igualmente se han realizado multitud de restauraciones completas: Rico, Amor, Prendimiento, Gran Perdón, Coronado de Espinas, Gracia y Esperanza, Humillación, Rescate, Sentencia, Jesús de la Puente, Dolores (Expiración), Sagrada Cena, Nazareno de Viñeros, Nazareno del Paso, Soledad de San Pablo, Cristo del Amor; o parciales: Mayor Dolor, Paloma, Esperanza, dorado del Trono y nueva columna para el Señor de los Gitanos; y modificaciones en los del Rocío y la Vera+Cruz. También se han ejecutado nuevas barras de palio para la Virgen del Gran Perdón y nuevos arbotantes para los Tronos de la Exaltación y de la Virgen del Gran Poder.
En referencia a las artes del bordado -sin mencionar las nuevas sayas, túnicas, tocas de sobremanto y enseres (paños de bocina, estandartes o guiones)- porque sería una lista interminable (hay que tener en cuenta que en este período la gran mayoría de Dolorosas han estrenado una saya y, algunas más de una), han visto la luz del cielo de Málaga 4 nuevos palios: Dolores del Puente, Rocío, Gracia y Lágrimas y Favores; y se ha completado el techo del palio de la Reina de los Cielos. Se han restaurado los de las Vírgenes del Gran Perdón, Paloma, Consolación y Lágrimas, Dolores (Expiración), Soledad (Mena) y Soledad (Sepulcro), quedando en ejecución los de las Vírgenes del Amparo, Merced, Concepción, Mayor Dolor en su Soledad y Monte Calvario. Y respecto a los mantos, se han estrenado un total de 7 nuevos mantos de procesión: Lágrimas y Favores, Salud, Virgen de la O, Amor Doloroso, Dolores del Puente, Consolación y Lágrimas y Soledad de Mena; y se han restaurado 7: Amparo, Gran Perdón, Trinidad, Gracia, Paloma, Dolores (Expiración) y Gran Poder.
En el ámbito de la orfebrería –sin mencionar tampoco los juegos de potencias, ánforas y demás elementos del ajuar procesionista- hay que destacar la realización de 8 nuevas preseas para las Vírgenes del Gran Perdón, Dolores del Puente, Trinidad, Penas, Gran Poder, Amargura, Monte Calvario y Fe y Consuelo; así como sendas candelerías para los Tronos de las Vírgenes de la O, Mayor Dolor, Amargura, Esperanza y Soledad (Sepulcro).
Para finalizar, durante estos primeros 15 años del siglo XXI, se han coronado canónicamente a tres Dolorosas de nuestra ciudad: Trinidad (2000), Amargura (2003), Dolores del Puente (2004) y se ha celebrado el XXV aniversario de las coronaciones canónicas de las Vírgenes de los Dolores de la Expiración (2011) y de la Esperanza (2012). También se han celebrado sendos actos extraordinarios: Vía Crucis (Año Jubilar-2000) y Mater Dei (Año de la Fe-2013). Y se han restaurado felizmente 6 sedes canónicas: San Agustín, San Felipe, San Juan, capilla del Monte Calvario, ermita de Zamarrilla y Santo Cristo de la Salud.
Así pues, si bien se puede decir que cada Semana Santa es igual, pero distinta, visto lo visto, bien podemos decir que La Semana Santa de Málaga se mueve.







Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup