Sin categoría

Medio siglo esperando un Jueves Santo en la Catedral

Blas J. Muñoz. Cuando se abra la puerta de las naves de Padres de Gracia y el Esparraguero cumpla con su liturgia antigua de amor entre dos continentes, algo más de medio siglo de espera estará terminando. La Puerta del Perdón aguardará el momento soñado por tantas generaciones y el Cristo de Gracia cruzará el umbral de la misma gloria. Algo más de cincuenta años habrán hecho falta, pero les aseguro que la espera merece la pena.

Antes bien, la Hermandad de la Cena también cumplirá su cuenta, de la mano de su nutrida cuadrilla y de un capataz, Carlos Lara, que apunta muy alto. Pero es que el Jueves, a excepción de Angustias y en el pasado reciente el Nazareno, lleva esperando la Catedral como su medicina celeste. Medicina en la ciudad de San Rafael, medicina de Dios. Y Jesús Caído tomará de la mano a sus hijos para regresar al templo, apenas unos meses después de su extraordinaria.
La Caridad, el imponente grupo escultórico, avanzará a Santa María de la Asunción. Para ese momento ya estaremos sumidos en el embrujo de una jornada desada, soñada, ansiada. Y sabemos que la Virgen Nazarena, la del antiguo Mayor Dolor, seguirá buscando sus motivos en el cielo, pero el Santísimo le ofrecerá consuelo porque su mismo Hijo Sacramentado.
Las Angustias llegará con sones de cornetas. Décadas después de que ya lo hiciera. Y el Jueves Santo se convertirá en Madrugá de Viernes, el día del desenlace. La ciudad espera ilusionada, no lo duden. Y hasta el sol ha querido asistir a esta jornada desde el principio.

Fuente Fotográfica

Recordatorio La Crónica: Querer es poder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.