El Cirineo

¡Ojalá que fuera Navidad todos los días!

Era la noche más mágica del año. Tan fría como diferente. Llegábamos a Capuchinos apresuradamente, recién terminada la cena… abrazos, besos, felicitaciones… reparto de letras, afinar la guitarra… todo listo… se respiraba un silencio distinto en el convento. 

Y entonces, salía el Padre Superior, y de repente, la quietud se convertía en música, alegría y fiesta y todo se llenaba de luz y se inundaban los corazones, los nuestros y los de todos, de inmensa felicidad. La iglesia estaba repleta; parecía el día de la Paz… pero sin bancas reservadas, ni trajes de chaqueta… esa noche éramos todos iguales. 
Y ahora, siglos después, cuando el hechizo de la memoria nos permite por un instante de ojos cerrados y almas abiertas retornar al paraíso terrenal del que el devenir del tiempo nos fue alejando, brilla mi mirada, por el abismo que nos separa de aquél recuerdo y por la emoción de evocar algunos de los momentos más maravillosos de nuestras vidas…

Tengo en un rinconcito

de mis más bellos recuerdos,
un rosario de cachitos de un
ayer marchito…
¡cómo pasa el tiempo!;
Nochebuena en Capuchinos,
buscando la misma hoguera,
todo un barrio peregrino
que trae al niño
cientos de ofrendas.

Danzad Pastores que el
Lucerito,
quiere el compás De Otra
Navidad,
el corazón lo dan enterito
los Gitanos al pie del altar.

Yo traigo Estrellas de las
Marismas,
que de los cielos puede
coger,
Anoche en sueños Cuando
Dormía,
¿por qué no puede el tiempo
volver?.

Una madrugá distinta,
de hechizo y de cofradía,
de abrazos y de sonrisas,
de frío en la misa,
de ilusión perdida.

Sabores dulces y amargos
por tantas cosas vividas
que los años me robaron,
dándome a cambio…
melancolía.

Como el Rocío que cae del
cielo,
Monta pa’l que acaba de
nacer
un Coro de Ángeles un
revuelo,
y Andalucía casi es Belén

Me contaron que una
Aceitunera,
vino a llamarle Niño Manuel,
en una Noche de Nochebuena,
llena de magia y de
sencillez..

Incienso
de coplas,
Oro
de compás,
Mirra
de plegarias,
Deseos
de Paz…
Sueños
de Hermandad
Y
versos de fantasía…
¡Ojalá
que fuera Navidad
todos
los días!.


Guillermo Rodríguez

Recordatorio El Cirineo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup