Córdoba, Pentagrama, Sevilla

Otras bandas que se escindieron de su hermandad


Blas J. Muñoz. En la tarde-noche de este pasado viernes se hacía público que la Banda de Música Santa María de la Merced y la Hermandad del Zumbacón confirmaban, a través de un comunicado, que se extinguía la vinculación que ha unido a ambas partes desde la fundación de la formación musical. Una noticia triste en la medida en que este tipo de decisiones se toman cuando algo no termina de funcionar de acuerdo con las ilusiones que se fundamentan su origen que el tiempo dirá si concluye de manera positiva para el futuro de la banda.

La nota informativa se expresaba en los siguientes términos: «La Hermandad de la Merced y la Banda de Música Santa María de la Merced, de mutuo acuerdo, dan por finalizada la vinculación existente entre ambas, emprendiendo la formación musical un nuevo camino al margen de la Hermandad. Le deseamos toda clase de éxitos y agradecemos su trabajo y dedicación durante estos años».
Otros antecedentes
Sin embargo, el caso de la formación musical y la corporación penitencial de San Antonio de Padua no es único. En la memoria de numerosos cofrades cordobeses se hallará aun viva la separación entre la BCT de Nuestro Padre Jesús Caído y la hermandad homónima de San Cayetano. Una bifurcación de caminos que derivó en la fusión de la citada banda con la de la Fuensanta y que, en la actualidad, la formación de Caído y Fuensanta permanece vinculada contractualmente a la corporación del Jueves Santo.
Retrotrayéndonos bastante más en el tiempo, nos hallamos con el caso de la extinta banda del Císter que vendría a suponer el germen de la actual A.M. Nuestro Padre Jesús de la Redención que supera las dos décadas de existencia. Toda vez que, con diferentes connotaciones y muchísimo más reciente, es el caso de la BCT del Rescatado que, sin abandonar el seno de la cofradía, veía como un buen número de sus miembros abandonaban el proyecto.
Se da la curiosidad del caso de la Banda de Cornetas y Tambores San Juan Evangelista de Triana, puesto que la noticia de su firma con la Hermandad del Císter se hacía pública en el mismo intervalo de tiempo que el comunicado de la Banda de la Merced. Y es que cabe recordar que la formacion trianera sufría a finales del año pasado la marcha de un númeroso grupo de sus miembros por discrepancias con la dirección de la misma. Hecho que fue decisivo para que el Director fuera cesado. Posteriormente regresarían algunos de sus miembros y la antigua dirección d la formación y los responsables de la Esperanza de Triana aun siguen manteniendo ciertas discrepancias.







Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.