Advertisements
Andalucía, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Jerez, Málaga, Sevilla, ⭐ Portada

Por si la incertidumbre fuese poca las cabañuelas auguran una Semana Santa de 2021 con gran inestabilidad meteorológica

Uno de los asuntos que más da que hablar a lo largo de la época estival es el de las cabañuelas con vistas al próximo curso. Un asunto extremadamente controvertido toda vez que, pese al indudable interés que despierta y la existencia de los firmes defensores de los que goza, la mayor parte de los cofrades ponen en solfa las conclusiones de los estudios que cada año se realizan en base a esta técnica.

Sea como fuere, resulta indispensable hacerse eco de las conclusiones  de quienes cada año las estudian, como el cabañuelista Alfonso Cuenca, que posee un indiscutible renombre en este ámbito. Con vistas a 2021, Cuenca ha pronosticado una Semana Santa cargada de incertidumbre en lo que respecta a la meteorología. Incertidumbre que el alma del cofrade se ha ido asimilando a lo largo de los últimos meses toda vez que parece que el coronavirus Covid-19 también añadir a altas dosis de desasosiego la próxima primavera.

Para la Semana Santa de 2021, que se desarrollará a partir 28 de marzo, Alfonso Cuenca pronostica nubosidad abundante con lluvias generalizadas, mientras que a partir del día 1 (Jueves Santo), anuncia sol, nubosidad variable y tormentosa, lluvias moderadas y tormentosas. Una inestabilidad meteorológica que no pocos cofrades han acogido por una vez, y sin que sirva de precedente, con cierta satisfacción, subrayando que, a la vista de lo que el desarrollo de la pandemia parece vaticinar, casi mejor que el tiempo no sea precisamente soleado.

Cabe recordar que estos pronósticos son realizados por los cabañuelistas observando el comportamiento meteorológico del mes de agosto y otros aspectos de la naturaleza como el color del cielo, el comportamiento de los animales o el mar, para predecir así -con más o menos acierto-, cómo será el tiempo en los próximos meses. Las cabañuelas se realizan a partir de la observación del conjunto de las condiciones meteorológicas durante los días del mes de agosto, desde que sale el sol hasta que se pone. Según el tradicional método, desarrollado especialmente en zonas rurales, el primer día del mes haría referencia al tiempo que va a hacer en enero del año siguiente, el día dos de agosto al mes de febrero, y así sucesivamente hasta el día doce que se cerraría el año con diciembre. 

No son pocas las voces que ponen en entredicho la veracidad de esta información, si bien habrá que esperar para saber si pueden celebrarse las salidas procesionales, no solo por la cuestión meteorológica, sino por la mencionada situación de crisis pandémica que atraviesa nuestro país, cuyo final no se vislumbra con claridad.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup