Sendero de Sueños

Sendero de Sueños: Diciembre… Mes de María

Llegó como cada año, sin enterarnos. Estamos tan absorbidos por nuestros trabajos y quehaceres diarios, que apenas nos hemos dado cuenta que estamos en el último mes del año.
Diciembre… mes de María. 

Algunos diréis que estoy confundida, que el mes de la Virgen es mayo o agosto, y no os quito razón, pero pensad por un momento…
Comenzamos el mes con la festividad de la Inmaculada, recordando que María fue concebida sin mancha, sin pecado original. Continuamos con la festividad de la Expectación, día en el que se recogen todos nuestros sentimientos de Esperanza ante la venida del Señor a través de María.
Dos grandes fiestas que están envueltas en un ambiente festivo, donde la alegría prima sobre la tristeza. Así es el amor de un hijo a su madre. Un ambiente donde el color y el sonido son también protagonistas.
Tendremos que llevar el corazón limpio a Santiago y buscar la mirada de Aquella que cada Domingo de Ramos nos recuerda que su dolor nos conduce a la Esperanza eterna. Esa Esperanza que podremos buscar caminando hacia el Realejo, atravesando la plaza de la Almagra. Allí, nos esperará la más guapa Gitana de la ciudad, esa que sólo con su mirada nos dará la fuerza para sobrellevar las Penas de la vida, después de recorrer la calles de Córdoba en su Rosario de la Aurora.

 
Esta Esperanza, nos transportará a Santa Marina, donde la Alegría de la Virgen ante su dulce espera de buena Esperanza, nos hará crecer en la fe y hablarle a los demás de su Dulce Nombre. Hablarle de la dulzura de esa mujer que aún rota de dolor, saca amor para darnos. De Santa Marina, bajo el sol reinante de ese día festivo entorno a la Virgen, podremos buscar la mirada maternal de Nuestra Señora de la Palma, que cada Domingo de Ramos, bajo su regazo acoge a los más pequeños de la ciudad.
¿Lo ven? María sale a nuestro encuentro, sin embargo, aún vendrá el día de la Esperanza, día en el que muchos andarán Guadalquivir abajo, a la tierra que hay a los pies de la Giralda. Allí, buscarán por Resolana, Trinidad o Pureza esa paz tan deseada por todos. Otros, del mismo centro de Córdoba buscarán los barrios periféricos de la ciudad califal para beber la Esperanza de este Valle de lágrimas o la Esperanza de aquellos que un día soñaron con un palio para la Virgen de la O.
Pero no crean que ahí acaba el mes, para muchos rocieros aún queda esa visita de Acción de Gracias a María Santísima en su ermita junto a las marismas. Ese encuentro especial, donde, como una Madre repleta de amor, nos muestra a su hijo recién nacido. Otros rocieros esperan la visita del Rocío como un golpe de suerte el próximo 22 de diciembre por las calles de Sevilla, rodeada de villancicos flamencos.
Al fin y al cabo, señores, ¿os dais cuenta que este mes también hay alegría por ser hijos de María? Este sentimientos impregnan todo tu ser.
¡Feliz mes de María!
Raquel Medina







Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup