Sendero de Sueños

Sendero de Sueños: ¿Se acabó la Navidad?

Cuando en nuestro cuerpo aún podíamos sentir la brisa marina de alguna de las maravillosas playas de la costa andaluza, nos bombardearon desde algunos de los más grandes comercios y televisión con luces, villancicos, polvorones. Desde ese momento ya era Navidad, sin serlo.
Ahora, cuando en nuestro paladar aún podemos sentir el rico sabor del roscón de reyes y en nuestras retinas tenemos aún frescas, las imágenes de nuestros belenes, nuestras calles vestidas de color y la ilusionante cabalgata de reyes, los mismos comercios, han cambiado todo lo relacionado con las fiesta del Nacimiento del Niño Dios por carteles donde se anuncian suculentas rebajas.
Pero no sólo las grandes superficies han terminado la Navidad. El propio día 6 de enero, día en el que tenemos que disfrutar con las familias, ya circulaban a diestro y siniestro en las redes sociales, imágenes relativos a la Semana Santa. Hubo una que me hizo especialmente gracia en la que aparecía una cruz de guía detrás de la carroza del Rey Baltasar, cual hermandad que espera su turno para hacer entrada triunfal en Carrera Oficial. ¡Qué cansinos somos los cofrades!

Con la finalización de la Navidad, según estas grandes superficies (luego explicaré por qué no es así), se han dado por terminadas las recogidas de alimentos, de ropa… ¿ya no hay personas necesitadas? ¿Sólo necesitan alimento en época de Navidad? En contraposición sólo vemos personas correr de un lado para otro buscando la mayor ganga en la tienda que nos metió con calzador la Navidad en el mes de octubre.
¿Por qué digo que la Navidad se acabó en los centros comerciales pero no para los cristianos? Pues es fácil, os cuento.
Todo sabemos que en la Iglesia, a la que, entiendo, todos pertenecemos por ser cristianos, que no sólo cofrades, o al menos eso espero, tenemos el Año Litúrgico, que es el ciclo anual por el cual celebra la historia de la salvación hecha por Cristo y al que se distribuye en festividades y ciclos: Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua y Tiempo Ordinario. Nos centraremos en Adviento y Navidad.
Adviento son las cuatro semanas de preparación a la llegada del Bendito Niño Jesús, e inmediatamente después viene el Tiempo de Navidad.
Este tiempo, en el que los cristianos celebramos el Nacimiento de Jesús (aunque muchos lo maten antes de nacer), comprende entre este hecho y el bautismo del mismo, no hasta la Epifanía o inicio de rebajas, como quieren hacernos creer. Pero, ¿cuándo se celebra el bautismo de Jesús? Este acontecimiento, que tan celebrado es también en nuestras familias cofrades, pues sin recibir este sacramento nuestro nuevo miembro no puede ser cofrade (primero cristiano y después cofrade), se celebra en la Iglesia el domingo próximo al día de la Epifanía, es decir, el próximo domingo 12 de enero (Mt, 3, 13-17).
¿Seguiremos los cristianos-cofrades ignorando a la Iglesia para celebrar con alegría estas fechas o mantendremos la postura cómoda de seguir las directrices de los grandes almacenes y la «caja tonta»?
Raquel Medina Rodríguez
Recordatorio Sendero de Sueños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup