Sevilla

Sevilla: Un cartel para verlo y leerlo





Ricardo Suárez pinta la cara del Cristo de la Buena Muerte en dos mitades, una compuesta por textos.


Para verlo y para leerlo. Ricardo Suárez ha realizado un excepcional cartel para la Hermandad de los Estudiantes en el que la máxima es que menos es más. El tema argumental principal de la obra, que fue presentada anoche, es la cara del Cristo de la Buena Muerte. Realizado con carbón sobre papel súper alfa en tonalidad crema, el artista ha representado la mitad izquierda de la cara del Crucificado perfectamente acabada, mientras que la otra mitad está realizada mediante caligramas pictóricos, una técnica que data de la era paleocristiana. 
«He querido reducir mucho las cuestiones técnicas para simplificarlo todo. El cartel representa una mezcla entre la cultura y la fe que tan bien está representada por la Hermandad de los Estudiantes gracias a la labor catequética que realiza en la Universidad de Sevilla. Esto, además, es extrapolable a las otras dos universidades que hay en Sevilla: la Pablo de Olavide y la de Loyola».
La mitad realizada con caligramas encierra numerosos textos y poemas. El que envuelve todo el perímetro son unas palabras de Pemán al Cristo de la Buena Muerte. También aparecen los nombres de las imágenes principales de Juan de Mesa, una referencia al papa Francisco y al cardenal Amigo, que tanto apoyó el Aula Cultura y Fe de la hermandad. La firma del autor -Ricardo Suárez. 1994-2014- se encuentra en la nariz del Cristo. En el ojo hay unos versos del pregón universitario de Jesús Rodríguez de Moya. También hay nombres de facultades, en una de las heridas de la frente están las fechas del nacimiento y la muerte de Mesa; en la aleta nasal, el Gran Poder; y en el orificio de la nariz, la fecha de 1620. «Es un cartel para ser visto a distancia y desde cerca. La tipografía es propia de la mano del autor y recuerda a la utilizada en el cartel de 2005 para la Macarena. Reivindica la escritura manual que se está perdiendo por las tecnologías». De la boca del Cristo sale una sombra con la palabra «vida». El ojo es el espacio reservado para la Virgen de la Angustia. 
Suárez repite en los Estudiantes tras el cartel que hizo en 1994: «Dicen que 20 años no son nada. Han sido de aprendizaje junto a la cátedra de la Buena Muerte. He buscado mucho la simplificación de medios a la hora de expresar. Menos es más». El artista de la Puerta Real, que ha realizado este cartel mientras que hace unos años descartó hacer el del Consejo, expone sus motivos: «Uno pinta cuando quiere y para quien quiere. Este cartel está remunerado. El Consejo debe abandonar ese criterio porque cada vez el nivel de su cartelería será menor. Debería enfocar con la luz larga». 
Genio y figura del pincel y de la palabra.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup