Sevilla

Y a la Madre de Dios la llamaron Macarena por José M. Sánchez

Guillermo Rodríguez. La Madre de Dios baja de su altar cada mes de diciembre para acercarse a sus hijos del mundo entero, los que se acercan a su casa para besar su mano y alimentarse de Esperanza. Así, cumpliendo la tradición, Nuestra Señora de la Esperanza, la Virgen Macarena, se presentó al universo cofrade, maravillosa como siempre… no hay palabras para describir la belleza de la Reina del Cielo… Nuestro colaborador José Manuel Sánchez estuvo ante Ella para realizar este excelente reportaje de otro de esos cachitos de historia que vivimos cada año por estas mismas fechas.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.