Córdoba, 💚 El Rincón de la Memoria

1978, un año mariano por excelencia en la historia de la Semana Santa

El año 1978 supuso un hito trascendental en el mundo de las cofradías de la Ciudad de San Rafael. Los cordobeses conocieron la incorporación a la Semana Santa del palio de Nuestra Señora de la Candelaria, que venía a enriquecer el cortejo de la cofradía de Huerto, y, aún más expectante si cabe, de la hermandad de la Soledad.

Fundada en la céntrica Parroquia de San Miguel en 1975, aunque traslada al año siguiente a la Iglesia de Santiago, la hermandad de la Soledad celebró la primera estación de penitencia de su titular en la noche del Viernes Santo de 1978 con una bellísima dolorosa gubiada por Luis Álvarez Duarte en 1975. Sin embargo, nadie en ese momento pensaba que aquella fisonomía habría de verla el pueblo cordobés por apenas dos años.

En diciembre de 1979, un incendio devastó la Iglesia de Santiago afectando a la imagen de María Santísima de la Soledad, que tuvo que ser restaurada en 1980 por su propio autor, dotándole de una policromía más oscura. La hermandad se trasladó entonces al Convento de Santa Cruz, si bien los cultos y la salida procesional tenían lugar desde la Parroquia de San Pedro entre 1980 y 1985, ya que a partir de 1986 por el cierre de ésta, la cofradía hubo de salir desde un local cedido por la hermandad de la Esperanza en el Convento de Santa Isabel.

No será hasta 1991 cuando la Virgen de la Soledad vuelva a cruzar el dintel de Santiago, comenzando a hacer estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral a partir del año siguiente. Ya en el año 1993 se estrena la primera fase del actual paso de la dolorosa, que procesiona al pie de la Cruz, tallado por Guzmán Bejarano, vendiendo el anterior a la hermandad de la Agonía, con el que procesionó esta corporación hasta 2004.

No lejos de Santiago, siguiendo el paseo de la ribera del Guadalquivir, el culto a una imagen mariana en El Huerto se remonta al siglo XVIII. Esta hermandad propiamente dicha se funda a principios de esta centuria en la Parroquia de San Nicolás de la Axerquía, pasando después a la hoy Parroquia de San Francisco y San Eulogio, donde se fusiona con la Cofradía del Amarrado e incorpora una imagen dolorosa bajo la advocación de Virgen de los Dolores Gozosos. Sin embargo, ya a inicios del siglo XIX la hermandad quedó extinguida.

No será hasta 1917 cuando la corporación logre una reorganización. A partir del 1927 se realiza estación de penitencia de manera individual el Martes Santo con las efigies del Huerto y del Amarrado a la Columna, no siendo hasta mediados de la década de 1940 cuando se reincorpore al cortejo procesional María Santísima del Dolor, que posteriormente cambiará de nuevo su advocación a Nuestra Señora de los Dolores Gozosos.

Nuevamente extinguida en 1963, en 1974 se nombra una comisión gestora encargada de revitalizar la cofradía, aprobándose nuevos estatutos en 1975 bajo el título de Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto, Señor amarrado a la columna y María Santísima de la Candelaria. En 1976 tendrá lugar la primera estación de penitencia de la cofradía, ya en Domingo de Ramos, aunque sólo con el paso del Huerto.

En medio de esta coyuntura, a finales de 1974 se acuerda reemplazar la antigua imagen de María Santísima de los Siete Dolores Gloriosos por una nueva imagen, aprobándose además el cambio de advocación a María Santísima de la Candelaria. Se trata de un nombre muy vinculado al barrio de San Francisco y de gran tradición entre sus vecinos. En este sobrecogedor enclave de la ciudad se celebra la Romería de las Candelas antes de partir hacia el Arroyo Pedroche, pues en esta feligresía se levanta la ermita del siglo XV con esta advocación en la calle homónima, hoy convertida en restaurante gastronómico.

La nueva talla es encargada al artista cordobés Antonio Rubio, aunque no será hasta 1978 cuando María Santísima de la Candelaria se incorpore, ya con su paso de palio, a la Semana Santa cordobesa. La antigua talla mariana permaneció en la Parroquia de San Francisco, hasta que en 2005 la hermandad decidió volver a rendirle culto bajo la advocación Nuestra Señora del Amparo, en cuya talla el imaginero sevillano José Antonio Navarro Arteaga aprovechó la mascarilla y manos de la antigua imagen de Nuestra Señora de los Dolores Gozosos, datada en el siglo XVII. La nueva titular de la hermandad salió por vez primera el 15 de enero de 2006, aunque su salida procesional a partir de entonces se realiza cada 1 de noviembre.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup