Advertisements
Córdoba

Alba Doblas dice que en el cuadro «Con flores a María» «no aparece la Virgen»

Estamos más que acostumbrados a que políticos de determinado espectro traten por gilipollas a sus votantes y aún por más gilipollas a quienes no lo son. El último ejemplo de esta verdad absoluta lo acaba de perpetrar la concejal comunista del Ayuntamiento de Córdoba, Alba Doblas, que después de protagonizar un bochornoso espectáculo en el pleno de la Diputación de Córdoba celebrado en la mañana de este miércoles, ha asegurado en un tweet que en el cuadro «Con flores a María» no aparece la Virgen, sin que hasta el momento, que se sepa, se le haya caído la cara de vergüenza por ello, haciendo suyas las declaraciones de la autora que, probablemente preparando su defensa ante algún posible pleito, aseguraba hace unas horas que no era la Virgen, sino «ella misma». 

La abogada, que cobra de los impuestos de todos los ciudadanos, de los que le votan y de la gran mayoría que jamás lo ha hecho y jamás lo hará, parece olvidar que la obra -es un decir-, intenta recrear la famosa Inmaculada de Bartolomé Esteban Murillo, con poco éxito todo hay que decirlo, por lo que negar que en él aparece la Virgen es como negar que el Ayuntamiento de Córdoba está lleno de caraduras y sinvergüenzas, es decir negar la evidencia. 

A nadie le extraña a estas alturas que una de las responsables, de las máximas responsables, de que la pro Hermandad de la O fuese ninguneada hace apenas unas semanas, negándosele el derecho a utilizar el Centro Cívico de Levante, la antigua Cárcel Provincial de Córdoba, para poder montar allí en su paso de palio con vistas a su salida procesional del Sábado de Pasión, defienda con uñas y dientes, y ridículas pancartas, a quíenes insultan, vilipendian y menosprecian el sentimiento de miles de cordobeses. 

Como tampoco sorprende a nadie que tergiverse la realidad con fines electoralistas como ha hecho en múltiples ocasiones; solo hay que tirar de hemeroteca. Defender el ataque miserable escondido tras una presunta obra de arte, abanderando una supuesta libertad de expresión, pase. Pero tomarnos por gilipollas, ya pasa de castaño oscuro. Si la señora Doblas no ve a la Virgen en «el cuadro de la masturbación», demuestra estar incapacitada para desarrollar la labor de deriva de un cargo público, toda vez que vive en una realidad paralela solo al alcance de quienes siguen defendiendo que el comunismo es el paraíso, viendo lo que ocurre en Venezuela o Cuba. Que defienda lo que quiera, pero que ni nos trate como a gilipollas ni nos pretenda imponer lo que ver o sentir.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies