Sevilla

Alertan de otra cuenta de Twitter presuntamente falsa haciéndose pasar por oficial de otra hermandad sevillana

Decíamos hace apenas unos días que es multitud de ocasiones la realidad supera a la ficción. Un comentario a resultas del escándalo derivado de la aparición en la red social Twitter de una cuenta preduntamente oficial de la hermandad sevillana del Santo Entierro. La cuenta tuvo apenas 24 horas de recorrido hasta que a resultas de una denuncia pública efectuada por los compañeros de El Foro Cofrade propició que todo saltase por los aires. 

Fue suficiente la advertencia de las más altas instancias de la corporación de la calle Alfonso XII para que la cuenta, ante la posibilidad de que sus responsables pudiesen sufrir consecuencias legales, cesara su actividad. Cabe recordar, en este sentido, que la usurpación pública de una personalidad ajena, física o jurídica, es un delito e incurrir en él puede llegar a tener consecuencias penales.

Este sábado ha ocurrido un caso similar y nuevamente han sido los compañeros de El Foro Cofrade quienes han alertado de la aparición de otra cuenta en Twitter presuntamente oficial que, según su afirmación es falsa. Se trata de una supuesta cuenta de la sevillana Hermandad de la Quinta Angustia, – al igual que sucede con el Santo Entierro, otra de las corporaciones que carece de cuenta oficial en esta red social – , en concreto la cuenta @HQuintaAngustia, que según afirma El Foro Cofrade, se trataría igualmente de alguien que habría usurpado la identidad de la corporación de la calle Bailén. En este caso, al contrario de lo ocurrido con la cuenta falsa del Santo Entierro, tal vez por estar en fin de semana, tal vez por el recuerdo con lo ocurrido con la hermandad del Sábado Santo, no ha registrado un gran número de seguidores, que en el caso del Santo Entierro llegó a contarse por cientos.

Cabe esperar que tras la denuncia pública efectuada, también esta cuenta cese su actividad. Sea como sea, comienza a ser de imperiosa necesidad que las hermandades tomen cartas en el asunto de manera contundente con un asunto que puede crear graves confusiones y se adopten las medidas jurídicas precisas para que no vuelva a ocurrir.