Advertisements
Andalucía, Cádiz, Sevilla

Así es el nuevo simpecado de Sánchez de los Reyes para la Hermandad de Los Dolores de Sanlúcar de Barrameda

La representación central, está realizada en oleo sobre lienzo por Antonio Díaz Arnido

La Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores de la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda ha bendecido este martes el nuevo Simpecado de Nuestra Señora de los Dolores en el transcurso de la Función Solemne en honor a la Santísima Virgen con motivo de su festividad Liturgica.

El simpecado que ya se encuentra expuesto en el altar de la Solemne Veneración de los Fieles de Nuestra Señora de los Dolores, cuenta con el diseño y la dirección de Javier Sánchez de los Reyes. Ha sido bordado en oro fino, plata y sedas sobre terciopelo de seda negro por Bordados Santa Clara, bajo la dirección de José Luis Sánchez Expósito. La trasera del mismo está realizada en moaré dorado donde se lee la letanía «MATER DOLOROSA ORA PRO NOBIS» bordada en terciopelo negro y oro fino.

El simpecado está inspirado en el más antiguo manto, obra del S. XVIII que posee la Hermandad con una composición sencilla y clásica; una cenefa compuesta por una especie de «trenzado» y unos tallos vegetales de los que van surgiendo flores simplificadas, que se van cruzando con ritmo ondulado. Con la estética propia de los bordados y de los simpecados de finales del S.XVIII y principios S. XIX, en la que siguen manteniendo curvas y formas propias de los simpecados rococós o rocallas, pero más atemperadas y suavizadas.

Los motivos de rayos y estrellas que rodean el lienzo central, surgen de un galón con terminación en lóbulos, al modo de los bordados de finales del XVIII. En los picos o «cuchillos» se sitúan dos cartelas donde, sobre fondo bordado en plata, se sitúan los emblemas de la antigua esclavitud servita y el corazón traspasado por los siete cuchillos.

La cordonería y borlas han sido ejecutadas a mano, expresamente para el simpecado por Sergio Guzmán, con los colores y tonos que predominan en la insignia; negro, oro y plata y con borlas tipo tocón, llamadas también en la jerga cofrade «catedralicias».

La representación central, está realizada en oleo sobre lienzo por Antonio Díaz Arnido, con la representación de la imagen de Nuestra Señora de los Dolores inspirada en el primitivo grabado de la Hermandad, enmarcada por un cortinaje abierto donde dos ángeles soportan dos lámparas votivas. A los pies de la Santísima Virgen sobre la peana figura el lema de la Coronación «Sierva, Madre y Reina». El corazón traspasado y la corona de la Santísima Virgen son sobrepuestos, realizados en plata de ley por el taller de Orfebrería Bernet.

Del mismo taller de Orfebrería Bernet es el asta completa, compuesta por 8 cañones grabados siguiendo las misma líneas y dibujos que la Cruz de Guía de la Hermandad, obra de importante valía del Siglo XVIII. En la parte superior remata la Cruz realizada en cristal tallado en donde su parte central lleva el corazón con el símbolo de María traspasado por una espada. Las perillas del simpecado siguen las mismas líneas y diseño que las cantoneras que rematan la Cruz de Guia.

El comunicado emitido al efecto explica que «no es una insignia más, pues nos recordará el acontecimiento de la Coronación Canónica y en ausencia de la Imagen de la Santísima Virgen vendrá a representar a Nuestra Sierva, Madre y Reina de los Dolores y que viene a incrementar no solo el patrimonio artístico de nuestra corporación sino el patrimonio devocional».

«Desde estas líneas queremos agradecer profundamente a todos los que han contribuido para la realización de tan magna pieza y sobre todo a la familia donante que ha donado íntegramente el Simpecado como un exvoto de acción de gracias y filial devoción durante tantas generaciones a la Reina de los Dolores», concluye la nota de prensa.

previous arrow
next arrow
Slider
Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup