Córdoba

Así será el habito del Descendimiento si Pedro Pila es hermano mayor

El diseño que sería propuesto a sus hermanos ha sido realizado por Antonio Manuel Pérez Jaime, artista plástico licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla

Pedro Pila, candidato al cargo de hermano mayor de la hermandad del Descendimiento, continua desgranando los aspectos más llamativos de su proyecto con el que aspira a presidir la hermandad de San José y Espíritu Santo. Uno de estos aspectos más relevantes es la incorporación de un nuevo hábito para su cortejo nazareno. Un hábito en el que se respeta la combinación de colores tradicional de la cofradía y elementos característicos como el fajín y prevé capa para todos sus nazarenos así como el escudo alegórico a los tres Buen Fines de la Virgen.

El diseño que sería propuesto a sus hermanos ha sido realizado por Antonio Manuel Pérez Jaime, artista plástico licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla y con formación pedagógica en la disciplina del dibujo, las Artes y la Religión Cristiana. Fue Hermano Mayor de la Antigua y Fervorosa Hermandad del Dulce Nombre del Niño Jesús, Ntro. Padre Jesús Nazareno, Mª Stma. De los Dolores, San Juan Evangelista y Santa Ángela de la Cruz de Salteras.

El diseño del escudo del cubre rostro, que contiene un elevado contenido alegórico, está realizado en una base circular haciendo referencia a lo sagrado y la perfección. En su interior se ha representado el triple Buen Fin de María Santísima, propuesto en su tiempo por Fray Ricardo de Córdoba para la advocación de María Santísima del Buen Fin: Por su parto, representado en la línea curva de color anaranjada con la zona de tono rosáceo simbolizando la curva de mujer embarazada; Por la Muerte de su Hijo, representado con la corona de espinas y los clavos, elementos de la crucifixión de Cristo; Por su Buen Fin en la Tierra representando un Ave María en el centro, como elemento principal, sobre una línea curva de color verde y franja marrón aludiendo a los colores de la tierra.

Finalmente una línea celeste casi circular al completo que rodea al Ave María, simbolizando lo celestial en un escudo que queda rematado con un cordón dorado. El hecho de querer representar esta alegoría en el pecho, se fundamente en el hecho de anunciar «que todos debemos seguir el camino hacia la sabiduría, y seguir el ejemplo de María en la tierra, madre elegida por Dios para concebir por gracia del Espíritu Santo a su Hijo Jesucristo», explica el propio diseñador. Un hábito que está concebido para ser confeccionado en sarga y que representa un cambio ilusionante que Pedro Pila pone encima de la mesa.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup