Sevilla

Así son las nuevas coronas para la Virgen de Valme

El enriquecimiento patrimonial es un aspecto de relevancia en cualquier hermandad, por lo que el estreno de nuevos enseres es sinónimo de ser una buena noticia. Tal es el caso de la Hermandad de Valme de Dos Hermanas, que ha visto estrenadas unas nuevas coronas neogóticas para su imagen mariana.

En el transcurso del acto especial celebrado este jueves 24 de junio en honor de Ntra. Sra. de Valme y organizado por el Coro de la Hermandad bajo el título ‘Alabanzas a una Reina’, han sido presentadas y bendecidas unas nuevas coronas para la Protectora de Dos Hermanas, obra del joven orfebre nazareno Juan Lozano Navarro.

Se trata de un juego de coronas de estilo neogótico, elaboradas en plata de ley de 925 milésimas con baño de oro de 24 kilates. Esta obra ha sido realizada como proyecto final de grado superior de la Escuela de Arte ‘Dionisio Ortiz’ de Córdoba.

La idea inicial se basa en el conocido lienzo de Luis Oñate –discípulo del pintor Virgilio Mattoni–que representa a San Fernando en oración ante la Virgen de Valme (1894), realizado en su día para el retablo de la Ermita de Cuarto y que, actualmente, se conserva en la Casa-Hermandad. Asimismo, tras un extenso trabajo de documentación, Juan Lozano se ha inspirado en la corona que Margarita de York (1446-1503), duquesa de Borgoña y hermana de los reyes Eduardo IV y Ricardo III de Inglaterra, donó en el año 1474 a Nuestra Señora de Aquisgrán, milagrosa imagen gótica que se venera en la catedral de dicha ciudad alemana, tan vinculada a la figura de Carlomagno.

La estética de estas valiosas preseas responde a los preceptos góticos, mostrando en concreto reminiscencias propias del arte de la Baja Edad Media (siglos XIII al XV), tales como: la verticalidad propia de la arquitectura ojival, el predominio de las formas agudas antes que las redondeadas, la preferencia por patrones claros y austeros, de manera que los motivos ornamentales (como piedras o emblemas) se colocan sobre superficies de escasa decoración.

Para su realización se han empleado las técnicas artesanales de segueteado, sacado de fuego, grabado a buril, esmaltado a fuego, engaste de piedras con varias técnicas, repujado y cincelado.

La corona de la Virgen, siguiendo la inspiración de la conservada en el tesoro de la catedral de Aquisgrán, presenta la inscripción «Valme Sra», cuyas ocho letras son de plata esmaltada a fuego en cuatro colores, con un sistema de cogida en patillas. En la parte inferior, aparecen cuatro escudos, alternando castillos y leones, en plata en su color, con grabación a buril para destacar los detalles. Cuenta con engastes en garra para las perlas y las piedras del aro del canasto, y en cabujón para la pedrería de la parte superior. En cuanto a las piedras, tiene de dos tipos: cristal de Swarovski y granates en talla cabujón. Destacar también la calidad de las perlas naturales de agua dulce, que son las que se han usado en este caso. Cuenta con un total de 36 piedras, 8 perlas de mayor formato y secuencia de perlas hiladas en plata. Su peso es de 443 gramos.

La corona del Niño está inspirada en la que el Divino Infante porta en el ya mencionado cuadro de Luis Oñate. Tiene imperiales de perlas, y se enriquece con un total de 16 piedras, 4 perlas con garra, secuencia de perlas hiladas y perla de mayor formato que compone el orbe, rematado con cruz. Su peso es de 93 gramos. La presencia de los imperiales en la corona del Niño hace que esta original presea se distinga de los otros juegos de coronas que posee la imagen.

La Hermandad agradece esta generosa donación –realizada el día en que antaño se celebraba la festividad de la Virgen de Valme– y felicita a Juan Lozano Navarro por el magnífico trabajo realizado como final de sus estudios de grado superior.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup