A Contratiempo, 💙 Opinión, 🎶 Pentagrama

Compositores y otras aficiones

Cómo ha cambiado esto de la música cofrade. Esas antiguas formaciones con cornetas a un solo tono, boinas, tambores apretados y marchas militares han pasado a ser «orquestas» en la calle. Vivimos una época semiprofesionales, bandas ya no solo con director, sino director musical (algunos titulados) y grupos de trabajo específicos para ello. Asesores musicales y marchas complejas, compositores con estudios superiores, obras con derechos de autor y grabaciones discográficas registradas. Músicos con altos conocimientos, en plenos estudios y profesionales.

Todo esto hace que de un tiempo acá los compositores tengan sus tarifas a la hora de escribir bajo pedido, ceder obras ya grabadas para ser explotadas por otras bandas para la cual no fue escrita, derechos de grabación etc. Los compositores más en auge pueden llegar a cobrar una cifra considerable por una composición, estamos hablando de que puede rondar los 500€. Además a la hora de ceder los guiones de las que ya han sido grabadas, hay quienes también pueden llegar a pedir hasta 150€. Todo esto añadido a derechos de autor por difusión en medios etc. Pero hay quienes no entienden esto. Hay quien todavía cree que esto de la música cofrade sigue siendo totalmente aficionado, por amor a al arte y la tradición. Y es cierto que hay gran parte de ello y por eso quizás y sobre todo en las bandas de cornetas se mantiene ese amor de los componentes hacia su banda, esa pasión y esas ganas de hacerlo mejor año tras año.

En los últimos años se ha podido saber y leer sobre polémicas en este aspecto. Bandas que se hacen con guiones de forma «pirata» y montan marchas sin permiso de su autor/res y en todo caso sin pagar la cesión. Bandas y particulares que piden nuevas obras que una vez terminadas se las dejan colgadas a los compositores, como si le pides una reja a un herrero y luego no la quieres. También pasa que estas marchas los compositores la intentan vender a otras bandas o personas y estos creen que no se las debe cobrar ya que la hicieron para otro, como si el herrero intenta vender la reja a otro y este la quiere gratis ya que antes no se la pidió. A ver, que veo licito que no la quiera, pero no que la quiera gratis. También es cierto que el compositor debe ser sincero y decir la verdad, que la marcha ya estaba compuesta y no «vender» que la a compuesto exclusivamente para el segundo.

Según se puede saber, de entre estos que opinan que no se debe cobrar o «no tanto» por el trabajo que realizan los compositores, el motivo es que no pagan impuestos, que no declaran esos trabajos, cosa que en ocasiones puede ser cierto pero me consta que en otras no. Esto es como cuando vas a un taller a arreglar el coche y pides que no te hagan factura para que no te incluya el IVA. Otro motivo es que como no son «profesionales» o no tiene titulo, tampoco deben cobrar. De más es sabido que hay infinidad de directores musicales, e incluso «profesores» de solfeo etc, que cobran por dirigir y dar clases…y tampoco declaran lo cobrado. Pero bien, rompiendo una lanza hacia estos que piden «amor al arte», a veces si es verdad que se debería mirar de vez en cuando atrás y en momentos aplicar eso de ser aficionado o hacer cosas por la tradición, para en un momento dado ayudar a gente y bandas necesitadas que lo pasan muy mal.

Tema peliagudo este, pero hay que tener en cuenta que hay profesionales de esto y se ganan la vida con ello, que es su recurso para llevar dinero a sus casas. Otra cosa son los precios desproporcionados que en ocasiones se pide por una composición, pero claro ahí ya entra el que alguien o alguna banda esté dispuesto a pagar, ese ya es otro tema.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup