Granada

Continúan los ataques a símbolos religiosos en la capital

No hay más que ver las noticias para conocer la realidad actual que vivimos los cristianos católicos y, en especial, los cofrades de cara a todo lo que nos representa. Y es que cada día podemos contemplar como hechos deleznables sacuden todo lo que huele a incienso, todo lo que representa a Jesús ya su Iglesia y, por consiguiente toda nuestra identidad. El anti-catolicismo avanza a pasos agigantados y los podemos contemplar en cada día que pasa, en cada medio.

El último acto vandálico perpetrado por esta triste sociedad que poco sabe de la palabra «respeto», se ha producido en la ciudad de Granada, concretamente en el barrio del Zaidín, donde se alza la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, sede canónica de la Cofradía de la Lanzada. La puerta de dicho templo ha amanecido con una pintada en la parte inferior, fruto del anticlericalismo al cual se mantiene expuesto aquel que profesa la religión más extendida de nuestro planeta. Dicha puerta, inaugurada el pasado año, ha sido el fruto de un sueño que la propia Cofradía de la Lanzada plasmó en su proyecto «Puerta hacia la Gloria», que tenía por objetivo la construcción de un portón de mayor tamaño para poder iniciar la Estación de Penitencia, con sus Sagrados Titulares, hacia la Santa Iglesia Catedral desde su misma Sede Canónica.

La Corporación zaidinera ha manifestado toda «su repulsa ante estos actos vandálicos contra emblemas religiosos, patrimoniales y culturales que en los últimos años está sufriendo nuestra ciudad» y ha pedido «el amparo y colaboración de la ciudadanía y la administración para corregir el odio y reconducir caminos hacia la tolerancia y el amor al prójimo«.

Cabe recordar que hace escasas semanas, la Hermandad del Cautivo de la capital granadina también recibió un ataque en la puerta de su casa de hermandad que fue denunciado ante la policía.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup