Córdoba, Galerias

Dos barrios rendidos al Hijo de Dios

Dos enclaves cargados de la ciudad de San Rafael se han inundado de religiosidad popular este brillante y primaveral sábado de Cuaresma, la Iglesia de Santiago y la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz, en el Barrio de San Basilio, dos barrios que forman parte de la identidad más profunda del pueblo de Córdoba, que se han impregnado de olor a incienso por mor de sendos besapiés en honor de dos de las devociones más importantes de la ciudad, el Santísimo Cristo de las Penas y Nuestro Padre Jesús de la Pasión, que han recibido el peregrinar constante de cientos de fieles que no han querido faltar a la cita con el Hijo de Dios. Así ha ocurrido con nuestro compañero Antonio Poyato, que ha estado presente para dejar testimonio gráfico del acontecimiento.