Sevilla

Dos pérdidas irreparables para las cofradías sevillanas

La información cofrade se trufa, de cuando en cuando, de tristes noticias que nos hacen regresar a todos a la amarga realidad y a la crudeza de la vida por la que nos ha tocado deambular, forjar sueños, soportar tempestades, construir proyectos y sufrir pérdidas. Noticias que suenan como un aldabonazo en el corazón de quienes las leen y nublan el alma de propios y extraños.

Noticias como las que han inundado de pesar y lamento a tres hermandades hispalenses, la Sagrada Cena, la Reina de Todos los Santos y Pino Montano que han anunciado la pérdida irreparable de dos personas esenciales en su devenir histórico: Valentín Álvarez Vigil, quien ostentaba el honor de ser el hermano número 1 de la hermandad de Los Terceros, era hermano de la corporación desde la etapa de Omnium Sanctorum y formó parte de su junta de gobierno entre los años 40 y 50 del pasado siglo, además de ser uno de los hermanos más antiguos de la Reina de Todos los Santos -donde también era hermano número 1 de la nómina-, y José León, quien fuera una de las personas fundadoras de la Hermandad de Pino Montano.

Dos dolorosas pérdidas, que siempre lo son cuando se marcha una persona cercana, acrecentada por las especiales circunstancias en las que nos encontramos inmersos, a causa de la terrible pandemia que está asolando el planeta y que impone desgarradoras restriscciones a la hora de despedir a los seres queridos, y dos noticias que han llenado de consternación a sus familiares y amigos y a todos los hermanos de las respectivas hermandades que compartieron parte de su vida con ellos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup