Córdoba, ⭐ Portada, 📷 Galerias

El Colegio Divina Pastora inunda de alegría las calles de Córdoba

Las calles del centro de Córdoba se han inundado este peculiar sábado de Adviento de la desbordante alegría, las festivas canciones y el aroma a incienso y fe con los que el Colegio Divina Pastora ha querido impregnar la encrucijada de callejuelas que separa el centro educativo de la Santa Iglesia Catedral, por mor de la procesión extraordinaria con la que el colegio ha querido culminar la conmemoración de su primer centenario de existencia. Una alegría entremezclada de ilusión que se vivía con plena intensidad minutos antes de que el cortejo pusiera su cruz de guía en la calle repleta de cordobeses expectantes de ser partícipes de una ocasión histórica que quienes la protagonizaron podrán contar a sus hijos y nietos. Un cortejo conformado por niños de todas las edades y antiguos alumnos que no han querido faltar a esta cita inolvidable. Alegría mutada en emoción cuando el capataz de la cuadrilla costalera que ha portado a la Virgen ha dedicado la primera levantá «a los miembros de la comunidad educativa que ya se encuentran en el Cielo, particularmente la madre Ángeles que desde su portería del Cielo habrá visto a sus niños pasear a la Virgen».

La Virgen ha sido acompañada por los sones de la Banda Municipal de El Carpio, que ha defendido un repertorio particularmente festivo, como exigía la ocasión, desde que «Macarena» de Abel Moreno despidiera a la Virgen del colegio. El cortejo ha recorrido un itinerario que ha discurrido por la calle Osario, plaza de los Carrillos, Ramírez de Arellano, Góngora, plaza de San Miguel, San Álvaro, Cruz Conde, plaza de Las Tendillas, Jesús y María, Ángel de Saavedra, Blanco Belmonte, plaza Agrupación de Cofradías, Céspedes, Cardenal Herrero y Magistral González Francés para acceder a las 18:30, a la Santa Iglesia Catedral, por la Puerta de Santa Catalina. 

En la procesión se ha estrenado un bacalao con motivo del Centenario, regalo del Redil de la Divina Pastora que además ha cedido faroles, ciriales, incensarios y dalmáticas y un estandarte realizado por el sastre Rafael Jiménez, padre del colegio. Las tulipas que han iluminado a la Virgen, que ha sido entronizada sobre un paso cedido por José Cuenca, integrante de la Asociación modelística de Córdoba (AMIHCO), han sido cedidas por la Hermandad de la Vera Cruz. El exorno floral ha estado compuesto por crisantemos blancos, rosas moradas, static morado y blanco y flores silvestres. El paso ha contado con cuatro cuadrillas de alumnos y alumnas de secundaria y antiguos alumnos dirigidos por un equipo de capataces y contraguías formado por José Miguel Sánchez, Andrés Criado, Jairo García y Ángel Moreno, también antiguos alumnos.

Cabe destacar que la Hermandad de la Virgen de la Cabeza de Córdoba ha cedido también un conjunto de varas que han sido adornadas con banderines de la Fundación Educativa Franciscanas Ana Mogas. Además, Las tulipas que han iluminado a la Virgen han sido cedidas por la Hermandad de la Vera CruzPrecediendo a la Virgen, ha procesionado una imagen de San Francisco, cedida por el Colegio Divina Pastora de Villa del Río, también de la congregación que ha sido portada en una parihuela cedida por la hermandad de la Paz y Esperanza y llevada también por alumnos de secundaria. El exorno floral de la parihuela ha estado conformado por helechos con clavel rojo.

Tras la multitudinaria eucaristía celebrada en el altar mayor de la Catedral cordobesa, el nutrido cortejo, esta vez sin los más pequeños -los de cursos inferiores a quinto de primaria-, emprendió el camino de retorno a casa, derramando a su paso la misma alegría que camino del templo mayor de la diócesis y deparando escenas insólitas para almacenar en la memoria, como el caminar por las calles más céntricas de la ciudad en las que ya brillaba con total intensidad el alumbrado navideño. El devenir de la Virgen por las inmediaciones de las Tendillas donde el espectáculo navideño, con villancicos sonaba con fuerza apenas unos instantes antes de que la cruz de guía se adentrase en la plaza y el singular contraste, regalaron a los muchos espectadores escenas memorables.

Paulatinamente el cortejo se acercó al colegio, unos quince minutos antes de la hora prevista, para cerrar, a los sones de «Rocío» y «Caridad del Guadalquivir», una jornada inolvidable que concluyó con vítores a la Virgen de sus niños, alborozados por las emociones experimentadas en el patio del colegio y el himno del centenario que volvió a cargar de emotividad un sábado que pasará a la historia del Colegio Divina Pastora y de toda Córdoba.

Un año inolvidable

Una multitudinaria Eucaristía concelebrada en la parroquia de San Miguel, y un acto en el Salón de Actos en el Colegio, donde se descubrió una placa conmemorativa, fueron el pistoletazo de salida de los actos del Centenario del Colegio Divina Pastora que se han desarrollado a lo largo de todo el año. Una eucaristía en la que se hizo un recorrido figurado por la historia de la institución resaltando los valores esenciales que se han ido diseminando en los corazones de miles de alumnos de de la ciudad de Córdoba a lo largo de todo un siglo de existencia. Fue el pasado 13 de enero, fecha que no es baladí, toda vez que  se conmemoraba el día en el que su fundadora, María Ana Mogas, hubiese cumplido 192 años.

El programa diseñado por el equipo directivo del Colegio, se ha ido distribuyendo a lo largo del año desde entonces, incluyendo una emotiva exposición de fotografía que llevó por título «100 años educando desde el corazón» que realizó una visita fotográfica extremadamente simbólica a los 100 años de historia del colegio y que tuvo lugar en el mes de febrero.

En el mes de marzo se celebró un torneo deportivo y en el mes de mayo las tradicionales fiestas en honor a María Divina Pastora que este año fueron extremadamente especiales dentro de las cuales tuvo lugar la procesión ordinaria de María Divina Pastora cada año recorre las calles del barrio de Capuchinos.

En el mes de junio se ha celebró una marcha en bicicleta bajo el título «100 años por Córdoba» y la comida de antiguos alumnos que sirvió de especialísimo reencuentro. En el mes de septiembre se realizó un homenaje a las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor, al antiguo profesorado y a los presidentes de la Asociación de Padres de Alumnos, de estos 100 años de camino.

Un festival de música y baile en el mes de octubre y la representación de la obra «María Ana Migas», en noviembre han sido el preámbulo del plato fuerte con el que culminado el Centenario, la procesión extraordinaria de María Divina Pastora a la Santa Iglesia Catedral.  La institución fue fundada en Córdoba en una casa del barrio de La Fuensanta donde la congregación de las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor habilitaron un colegio gratuito para niñas pobres en 1919. Un siglo después, y tras un periodo en la antigua sede de la Calle Alfaros, más de 700 alumnos estudian en sus aulas de la Calle Conde de Torres Cabrera y el Colegio se ha convertido en una de las referencias indiscutibles de la comunidad educativa de la ciudad de San Rafael.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen