Jaén, 🎶 Pentagrama

El Consejo de Bandas de Jaén solicita al Obispado la retirada del apartado que prohíbe la intervención de bandas en la vuelta al culto público

Este 2 de septiembre se hacía público el Decreto por parte de Obispado de Jaén en el que se aprobaba una gradual y prudente vuelta al culto público siguiendo una serie de normativas, entre las cuales se encuentra la prohibición de cualquier tipo de acompañamiento musical «hasta que no se recupere la situación previa a la actual pandemia».

Ante ello han comenzado a manifestarse los cofrades de a pie, con opiniones para todos los colores. El Consejo de Bandas Ciudad de Jaén ha emitido un comunicado en respuesta al mencionado decreto, solicitando la retirada del apartado del mismo que habla de evitar «la intervención de bandas de música y cualquier otro tipo de acompañamiento musical durante este intervalo transitorio de tiempo y hasta que no se recupere la situación previa a la actual pandemia». Algo que, recalca, no se refiere solo a la capital jienense, sino a toda las formaciones de la provincia.

El organismo representativo de las formaciones jienenses lamenta que el mencionado decreto se pronuncie en contra de las bandas, «tratándolas como un elemento peligroso». Además, solicita que sea la propia Diócesis de Jaén «la que recomiende las actuaciones de las bandas y que se realicen acorde a la normativa vigente autonómica para este tipo de actos.

En esta misma línea, en el comunicado se recuerda que «recientemente se ha elevado el porcentaje de asistentes a eventos deportivos y culturales en espacios cerrados, donde se aglomeran miles de personas». En consecuencia, el Consejo de Bandas afirma «no ver correlación de apertura y extensión en otros eventos en comparación con una procesión donde participen formaciones musicales». Añade, además, el comunicado, que «han existido otro tipo de eventos como manifestaciones, corridas de toros, conciertos, etc. durante la pandemia, mientras el culto público, sustento primordial de las formaciones musicales, ha estado suspendido».

Sentencia el organismo musical jienense que «la música es segura y más, aún si cabe, en espacios al aire libre donde se desarrolla el culto público», y que «las bandas son una parte intrínseca del mundo cofrade, un patrimonio cultural inherente al de nuestras cofradías y por lo tanto de la Iglesia Católica, que ayuda y que sirve de instrumento en su misión evangelizadora».

Para concluir, el comunicado recuerda que desde 2020 las formaciones no han desarrollado su actividad, por lo que califican el mantenimiento de las mismas como «inviable», algo que podría derivar en la «desaparición de las mismas».

Un asunto que viene a alimentar el debate con respecto a la posición de las bandas en el futuro a corto, medio y largo plazo, en tanto en cuanto hay quienes siguen apoyando que se trata de un mero complemento ornamental y prescindible para la salida procesional, y otros que piensan que la música cofrade bien puede ser un instrumento de oración y que ayuda a acercar más si cabe las sagradas imágenes a la feligresía.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup