Portada, Sevilla

El Consejo deja de recaudar más del 87% de los ingresos de la Carrera Oficial

Ya se conocen las cifras de la debacle económica que ha supuesto el coronavirus para las arcas del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, y por ende para las corporaciones hispalenses. Concluido el plazo para solicitar al Consejo de Hermandades el reembolso de los abonos por parte de los usuarios de sillas y palcos -«detraídos los gastos de la gestión y parcial instalación de la Carrera Oficial»-, la mayor parte ha solicitado la devolución, pese a los beneficios ofertados por el ente cofrade.

Una realidad, inesperada por el presidente del Consejo, Francisco Vélez, que ya ha manifestado su desencanto por lo ocurrido y que se traduce en unos ingresos de 491.000 euros frente a los 3,8 millones correspondientes al año precedente; menos del 13% respecto al curso anterior. Un auténtico drama para la institución y para buena parte de las hermandades, alguna de ellas de las consideradas importantes, que verán como sus cuentas deberán ajustarse lo indecible para poder hacer frente a sus compromisos y proyectos sin dejar de asumir sus obligaciones asistenciales.

Conviene recordar que el plazo se abrió el pasado día 1 de junio y durante este periodo, los abonados de sillas y palcos de la Carrera Oficial han tenido la posibilidad de solicitar a través de un formulario el reintegro de esos importes o de donar la cantidad que le correspondería, en parte o en su totalidad. En este último caso, el dinero irá a las hermandades para que lo destinen a fines benéficos, «especialmente en momentos tan difíciles y apoyando así, de forma indirecta, a artesanos y oficios que tanto dependen de ellas», como destacaba la carta enviada por el Consejo a los abonados.

La institución cofradiera, con sede en la calle San Gregorio, indicaba en esa misiva las diferentes opciones acordadas en la asamblea de hermanos mayores y las diferentes vías utilizadas para ello: un portal habilitado al efecto «para aquellos abonados registrados o que se registrasen a partir de ese momento» o el correo electrónico, puesto que solo se atendía personalmente a quienes no desearan utilizar los medios anteriormente expuestos, mediante cita previa».

Asimismo, en ese escrito se informaba de que la donación podría ser desgravada en el porcentaje correspondiente en la declaración de la renta y que aquellos usuarios que decidieran realizarla tendrán un descuento del 25 por ciento «del importe donado este año» en el abono de 2021. Además, el Consejo destacaba que las personas que solicitasen la devolución del importe no sufrirían «menoscabo de su derecho de renovación preferente» para el próximo año. Razones que la mayor parte de los usuarios no han estimado suficientes o han priorizado otras necesidades a la vista de las cifras.