Sevilla, ⭐ Portada

El Consejo felicita la Navidad con una obra de Nuria Barrera que recrea la Adoración de los Reyes Magos de Montañés

El Consejo de Hermandades y Cofradías de la ciudad de Sevilla felicita las fiestas navideñas este año con una tabla en acrílico de Nuria Barrera recreando una escena en la que se rinde culto y reconocimiento a la Divinidad de Jesús, desde el plano del poder y la sabiduría. Lo hace por segundo año consecutivo de la mano de esta artista carmonense, pues en 2018 ya confió en ella, quien para la anual felicitación eligió a la Virgen de las Tristezas para anunciar la Navidad.

En esta ocasión, Nuria Barrera ha tomado como referencia una de las tablas que conforman el retablo mayor de San Isidoro del Campo, precisamente la Adoración de los Reyes Magos que, junto con la Adoración de los pastores se sitúan en el primer cuerpo flanqueando a San Isidoro, santo al que está dedicado el Monasterio, fundado por D. Alonso Pérez de Guzmán y Doña María Alonso Coronel en 1301, quienes lo entregaron a una comunidad cisterciense, pasando después a manos de la Orden de San Jerónimo. Precisamente el santo titular se encuentra durante estos meses en el Museo de Bellas Artes de la capital andaluza, formando parte de la muestra que la pinacoteca acoge sobre Martínez Montañés.

Aunque los convulsos capítulos que se desarrollaron durante el siglo XIX afectaron gravemente a este conjunto, como la invasión francesa o la desamortización de Mendizábal, el retablo mayor se conserva en su totalidad, no así como otras zonas que fueron imposibles de recuperar. En lo que respecta al retablo, su promotor fue el padre fray Juan de Bautista, procurador mayor del Monasterio, quien gracias a la administración de sus posesiones, pudo permitirse la construcción de una obra que según Hernández Díaz “es uno de los conjuntos más sobresalientes del arte sagrado de la Edad de Oro”.

Encargado el 16 de noviembre de 1609, contó con la ayuda de Francisco Villegas, Francisco de Ocampo, Juan de Oviedo el Mozo y en la policromía Francisco Pacheco. Para esta obra, Martínez Montañés realizó dibujos, bocetos, con la finalidad de perfilar un programa iconográfico que satisficiera a la Orden religiosa. Estructuralmente, el retablo se adapta al perfil ochavado de la cabecera gótica, con dos cuerpos y tres calles, basado en el frontispicio de “Los cuatro libros de Arquitectura”, de Palladio.

En lo que respecta al relieve de la Epifanía, el Niño Jesús se nos presenta sentado sobre la Virgen, quien lo sostiene con su mano derecha mientras Melchor, Gaspar y Baltasar acuden a adorarlo con incienso, oro y mirra. San José contempla la escena de pie, tras la Virgen. Al igual que sucede con la Adoración de los pastores o con la Resurrección y Ascensión del Señor, en el segundo cuerpo del retablo, las imágenes dirigen sus miradas hacia Jesús, conscientes de que están ante el Salvador del mundo. Centrándonos en el primer cuerpo, Montañés organiza la composición en un círculo en torno a la figura del Niño Jesús en la Adoración de los pastores, mientras que la usada como referencia por Nuria Barrera para crear la felicitación del Consejo, el imaginero opta por una conjunción de líneas diagonales. Dos escenas que tienen como referencia al Niño Jesús donde le rinden culto por un lado los pastores, como representantes del pueblo, y por otro, los Reyes Magos, personajes identificados con la sabiduría y el poder. En cuanto a las imágenes que conforman el retablo mayor, según palabras de E. M. Gómez Moreno: “Se inspira en el natural; los rostros son siempre expresivos, los cuerpos macizos y aplomados, los desnudos correctísimos, aunque siempre realistas; las telas caen con pesantez sin artificio, y las actitudes, reposadas y serenas, tienen una elegancia plena de naturalidad”.

Nuria Barrera

Nacida en Carmona, y con una dilatada trayectoria, Nuria Barrera pasó por la extinta Academia de Dibujo y Pintura de Luis Pajuelo y Luis Montes, para posteriormente obtener la Licenciatura en Restauración y Conservación de Obras de Arte por la Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de la Universidad Hispalense.

Destaca sobre todo en la pintura; y en su estilo el interesante manejo de la luz, de tal manera que ésta se convierte en protagonista de su obra, siendo muy personal y característico el empleo del azul. Su obra se extiende por toda la geografía andaluza y el territorio nacional. En el extranjero, puede encontrarse en Los Ángeles, Nueva York, Londres, Manchester, París, Bruselas, Munich, Roma, Milán y Dubai. Ha expuesto individualmente en Córdoba, Huelva y en dos ocasiones en Sevilla en la muestra Círculo de Pasión del Mercantil.

Entre sus múltiples obras, podemos destacar el Cartel XXII Concurso Exhibición de Enganches en la Real Maestranza de Caballería en el 2007, Cartel de la Semana Santa de la Hermandad de la Macarena en el 2011, Cartel de la Bendición de la Basílica del Cachorro en el 2012, Cartel de Semana Santa del Consejo General de HH y CC de Sevilla en 2013, Cartel 75 Aniversario de la Hdad. De la Paz de Sevilla en 2014, Cartel del Vía Crucis del Consejo HH de Huelva en 2015, Cartel de Semana Santa de la Agrupación de Cofradías de Córdoba y el Cartel de las Fiestas de la Primavera de Sevilla en 2017, Cartel 625 Aniversario Hdad. De los Negritos de Sevilla y Cartel Semana Santa Triana en 2018 y el Cartel de la Romería del Rocío para la Hdad Matriz de Almonte este mismo año. Además, ha sido Directora Artística de la Exposición “Centenario: 100 obras de Amor” organizada por la Hdad. Matriz de Almonte. Con esta nueva obra, donde Nuria ha querido rendir homenaje al maestro imaginero, vuelve a ponerse de manifiesto la genialidad de la artista.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen