Sevilla

El cordobés Miguel Ángel Cerezo culmina la «nueva» corona de la Virgen de los Ángeles de los Negritos

La Capilla de Nuestra Señora de los Ángeles ha sido el escenario de la presentación de la presea con la que será coronada la Virgen de los Ángeles el 18 de mayo en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla, una vez concluido el proceso de intervención al que ha sido sometida la pieza durante los últimos seis meses por el joyero cordobés Miguel Ángel Cerezo.

Cabe recordar que el arzobispo de Sevilla Juan José Asenjo, coronará a Nuestra Señora de los Ángeles con la misma corona con la que procesiona cada Jueves Santo, considerada una de las piezas más singulares de la orfebrería sevillana del pasado siglo.

Una corona que fue realizada por Manuel Román Seco en 1970, siendo labrada dentro del programa de reforma del paso de palio de la Virgen de los Ángeles que se había iniciado en la década de los 60 con los originales diseños del pintor portuense Juan Miguel Sánchez Fernández, a quien también se debe el boceto de la corona.

Durante el acto de presentación y descubrimiento de la corona han intervenido Juan Antonio Arenillas y Gabriel Ferreras, integrantes del grupo de trabajo creado en el seno de la hermandad para el seguimiento de esta iniciativa, amén del propio artesano cordobés Miguel Ángel Cerezo, quien ha expuesto a través de una pantalla los detalles de la laboriosa intervención.

La laboriosa intervención, calificada por el propio joyero cordobés como “uno de los grandes retos” de su carrera, ha permitido, entre otras cosas, devolverle a la pieza la simetría en su diseño, sustituir las 1.184 piedras que embellecen la obra, unificar las tonalidades de dorado y plateado que tiene la presea y corregir todos los defectos que el paso del tiempo había ido provocando por efecto de su manipulación.

La sustitución de toda la pedrería ha sido posible gracias a la generosa donación de un grupo de hermanos, a los que el Alcalde y la Junta de Gobierno, en nombre de todos los hermanos de la Corporación, han querido agradecer tan bello gesto.

Como curiosidad, Miguel Ángel Cerezo ha relatado que los brillantes que desde ahora pespuntean la corona proceden de la ciudad belga de Amberes, mientras que las circonitas que embellecen su nueva materialidad han sido importados desde Alemania.

Uno de los retos de esta intervención ha sido encontrar un bloque de turquesa (la piedra que aporta la tonalidad azul a la pedrería de la corona) del tamaño suficiente como para garantizar la misma tonalidad y que permitiera cortar y pulir cada una de las piedras que convierten a esta presea en una pieza única dentro de la orfebrería sevillana. Finalmente, y después de muchas gestiones, las turquesas de la corona han sido importadas desde la India.