Galerias, Sevilla

El día en que la Madre de los Estudiantes recibe al amor de sus hijos

La Madre de los Estudiantes, la Virgen de la Angustia, ha permanecida expuesta en devoto besamanos para recibir el cariño sincero de sus hijos, que se han dado cita para entregar su corazón y su cariño incondicional a quien ocupa un lugar de privilegio en el altar de sus devociones más íntimas. Ante Ella ha acudido nuestro compañero Benito Álvarez para dejar testimonio gráfico con este magnífico reportaje.

La imagen está atribuida al artista malagueño Juan de Astorga, quien la realizaría en el año 1817, según los testimonios de la época. No en vano, presenta un notable parecido con otras imágenes documentadas del escultor archidonense como la Virgen de la Esperanza (Trinidad), Presentación (El Calvario) o las imágenes secundarias de la Hermandad del Santo Entierro de Sevilla.

Determinados datos históricos avalarían dicha autoría, aún cuando sin la certeza necesaria, toda vez que los archivos de la Hermandad que realizó el encargo se perderían pocos años antes de su extinción. Como quiera que sea, la Imagen posee la fisonomía propia de todas las tallas del artista, impregnada del romanticismo que le confiere una belleza joven e idealizada, y un fuerte contenido espiritual que parece sumergir a las Dolorosas en un dolor que parece evadirle del mundo terrenal que les rodea.