Advertisements
Córdoba, 💚 El Rincón de la Memoria

El día en que se estrenó el paso del Cristo de las Penas de Santiago

La historia de las distintas corporaciones que conforman el universo cofrade se compone de una multiplicidad de acontecimientos que forman parte esencial de la memoria colectiva de sus gentes, pequeños pedazos de historia que se erigen, como las cuentas de un maravilloso rosario, en fragmentos insustituibles que determinan buena parte de su idiosincrasia.

Uno de estos retazos es la fotografía que encabeza este rincón de la memoria e ilustra la primera salida procesional del paso de misterio del Santísimo Cristo de las Penas de Santiago. Una curiosa instantánea protagonizada en solitario por el impactante crucificado de la calle del Sol saliendo de la Basílica de San Pedro en un paso aún por terminar.

Aquel día, 4 de abril de 1982, Domingo de Ramos, por supuesto, la cofradía cordobesa estrenaba el nuevo altar itinerante de su primer titular; un paso que sustituía al destruido en el terrible incendio que asoló la Iglesia de Santiago Apóstol en el año 1979 realizado por uno de los tallistas más afamados de los años 60, Ricardo Castillo Gutiérrez, ejecutado en madera de calabó. Tal y como atestigua la documentación conservada por la Hermandad, la labor de carpintería del nuevo paso, realizado en madera de embero y cotibé, fue llevada a cabo por Pedro García Cueva y la talla por Pedro Agüera, quien comenzó la obra en 1982 y la concluyó en 1984. 

El paso, de estética neobarroca pintado en color caoba, que en la fotografía mencionada se observa en una primera fase, t8ebe respiraderos tallados con una decoración vegetal que envuelve unos paneles sin ornamentación. Sobre ellos se eleva el canasto, de planta muy quebrada y forma abombada, decorado con abundante decoración vegetal calada y bandas, a modo de abrazaderas, que enmarcan tondos con relieves que aluden a la hermandad y a las imágenes titulares del paso. En las esquinas, cuatro candelabros arbóreos, realizados en 1988 por Guzmán Bejarano, que sostienen siete tulipas, completan el adorno e iluminan la composición neobarroca. El llamador, realizado en alpaca plateada, tiene forma de ménsula decorada con el escudo de la hermandad y fue estrenado en el año 1987.

En 1989, la Hermandad considera acometer una reforma del paso, toda vez que consideraba que la mesa resultaba excesivamente pequeña para procesionar las tres imágenes que habían de conformar el misterio. La ampliación sería acometida por el propio Guzmán Bejarano en 1990. En 1994, se completó su adorno con fanales de alpaca plateada y cincelada, con motivos neobarrocos, realizados por los Hermanos Delgado. 

Entre los años 2000 y 2002 se le confeccionan 16 ángeles en plata de ley que sustituyen a los de madera de los respiraderos. También se realizan cuatro cartelas en plata de ley cinceladas para las esquinas del canasto con los siguientes motivos: En la parte trasera, una con el símbolo de la Santa Cruz, y otro con las tres cruces vacías en el monte calvario. En la parte delantera del canasto, una con la corona de espinas y los tres clavos y otra con un águila y un libro bajo sus garras, símbolo de San Juan Evangelista. 

También se realiza una cartela para el frontal del canasto, en plata de ley, reproduciendo el escudo de la Hermandad que aparece escoltado por dos ángeles alados turiferarios del mismo metal. Por encima del conjunto, aparece un sudario en plata con la inscripción J.H.S.. Todos estos trabajos, han sido realizados en los talleres de Díaz Roncero. 

En el año 2003, se le incorporan unos nuevos faldones en terciopelo rojo. En el faldón frontal, se incorporan cuatro broches en plata de ley cuyo diseño y realización corresponden también a los talleres de Díaz Roncero, incorporándose otros similares en los años siguientes.

Finalmente, en la salida extraordinaria celebrada en octubre del año 2005, dentro de los actos conmemorativos del cincuentenario fundacional de nuestra hermandad, se incorpora una imagen de Santiago Apóstol, donada por la Peña de Santiago, colocada en la trasera del Paso del Santísimo Cristo de las Penas, completando el icónico conjunto que cada año asombra a la Córdoba cofrade bajo el cielo del Domingo de Ramos; uno de los conjuntos irrenunciables de la Semana Santa de la ciudad de San Rafael que tuvo su origen en una imagen que forma parte de nuestra historia.


Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup