Sevilla

El emocionado recuerdo de La Estrella a Alberto Jiménez Becerril y Ascensión García Ortiz

«Hace 21 años, ETA asesinaba a NH Alberto Jiménez-Becerril y su esposa Ascensión García Ortiz. En #Triana, la Virgen de la Estrella sigue velando cada día y cada noche su recuerdo indeleble en #Sevilla. #AlbertoyAscen». Con este emotivo mensaje, y una imagen del retablo de la Estrella que existe en San Jacinto bajo el cual está la placa recuerdo que el barrio de Triana dedicó a los asesinados, la corporación trainera ha querido homenajear la memoria de dos personas fallecidas a manos de los miserables asesinos etarras hace ahora 21 años, en un acto abominable que provocó un auténtico cataclismo en el corazón sentimental de Sevilla y que aún hoy sigue despertando el emocionado recuerdo de propios y extraños, por más que un determinado sector del espectro político de este país se haya empeñado, en los últimos años, en blanquear vergonzosamente la repugnante huella que el terrorismo independentista y comunista ETA dejó para siempre en el alma de los seres humanos normales.

Alberto Jiménez-Becerril Barrio y Ascensión García Ortiz fueron asesinados por ETA en Sevilla el día 30 de enero de 1998. Alberto, licenciado en Derecho y en Historia, conoció a su futura mujer Ascensión en la facultad, donde comenzaron su relación. Alberto fue nombrado Secretario General del Partido Popular de Sevilla en 1983 y concejal en Sevilla desde 1987. También fue diputado del Parlamento de Andalucía, entre 1989 y 1990, y había pertenecido a la directiva del Sevilla Club de Fútbol​. En el momento del asesinato tenía 37 años. Ascensión, esposa de Alberto, trabajaba en un despacho de abogados como procuradora en los tribunales. En el momento del asesinato tenía 39 años y tres hijos, de cuatro, siete y ocho años, fruto de su matrimonio con Alberto.

Alberto Jiménez-Becerril era concejal del ayuntamiento de Sevilla desde hacía doce años, elegido en las listas del Partido Popular, que en esos momentos ostentaba la alcaldía en la persona de Soledad Becerril. Desempeñaba los cargos de segundo teniente de alcalde y delegado municipal de Hacienda. El 30 de enero de 1998 Jiménez-Becerril y su mujer, Ascensión García Ortiz, procuradora de los juzgados de Sevilla, fueron asesinados por un miembro de ETA en una calle del casco histórico de Sevilla cuando regresaban a su domicilio en torno a la una de la madrugada. En el momento de su muerte tenía 37 años y tenían tres hijos de cuatro, siete y ocho años. Su asesinato causó gran consternación en la ciudad y por su capilla ardiente pasaron unas 45.000 personas. Los funerales fueron presididos por la infanta Elena.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup