Almería

El hombre que agredió al alcalde de El Ejido en una procesión acepta dos años de cárcel

El vecino de El Ejido (Almería) que abofeteó al alcalde del municipio, Francisco Góngora, en el transcurso de la procesión por las fiestas patronales en el verano de 2015, ha pedido este viernes “disculpas” al regidor poco antes de la vista oral en la que ha aceptado dos años de prisión como autor de un delito de atentado contra la autoridad. B.L.L.B., de 32 años, ha reconocido los hechos y ha mostrado su conformidad ante el tribunal de la Sección Tercera con la pena interesada por el fiscal, que ha modificado su escrito provisional en el que solicitaba tres años de cárcel.

En declaraciones a los periodistas en sede judicial, Góngora (PP), quien no ejercía la acusación particular en el caso, ha asegurado que el acusado le ha dicho “estar muy arrepentido” y le ha pedido “disculpas, algo que yo acepto”. “He estado hablando con él, interesándome por cómo está y cómo le va porque no había tenido ocasión de hablar con él y hacía tiempo que no lo veía”, ha trasladado para precisar que, cuando se produjo el incidente, “no conocía a esta persona”. Góngora ha indicado que fue un episodio “desagradable, que me sorprendió mucho porque jamás me había pasado algo similar” y ha apuntado a que B.L.L.B. “no recordaba mucho de ese día del suceso”. “Creo que habrá tenido tiempo de recapacitar porque ese tipo de conductas no van a ningún sitio”, ha concluido.

El hombre se abalanzó sobre el regidor ejidense en la noche del 28 de junio de 2015 cuando este estaba participando en una procesión. Así, le propinó un “fuerte golpe” en la espalda tras haberlo cogido por el cuello y haberle dado “un guantazo en la parte derecha del rostro”. Al margen de la pena privativa de libertad, que ha quedado suspendida, B.L.L.B. tendrá que pagar una multa de nueve meses a razón de ocho euros al día y no podrá aproximarse al regidor por periodo de dos años. En la fase de instrucción, el director de protección de seguridad ciudadana del Ayuntamiento de El Ejido explicó además que el encausado se dirigió a Góngora durante la procesión y le espetó “vaya mierda de alcalde que eres, eres un asqueroso” antes de abalanzarse sobre él. La agresión, por la que el primer edil no precisó asistencia médica, finalizó al intervenir los allí presentes.

B.L.L.B., quien rechazó declarar ante la Policía, aseguró en sede judicial que no se acordaba de nada, ya que según su relato, “había bebido y tomado anfetaminas”, por lo que le “entró algo”; al tiempo que subrayó no conocer a Góngora. Según las anotaciones previas sobre la valoración de la prueba, el consumo de estupefacientes no ha quedado acreditado. Por su parte, el alcalde ejidense ratificó ante el juez instructor su declaración ante la Policía, en la que explicó que asistió a la procesión como máximo representante institucional del Ayuntamiento, dentro de sus funciones, cuando el acusado le propinó “un fuerte golpe o puñetazo en la parte baja de la espalda, a la altura del costado derecho” para después ser cogido del cuello y recibir un guantazo en el lado derecho.