馃挌 El Rinc贸n de la Memoria

El origen pagano de la Navidad

La primera referencia que se tiene acerca de una fiesta de Navidad se registra en un calendario romano compilado por un cierto Philocalus en el a帽o 354 d. C.; es decir, que antes del siglo IV no encontramos menci贸n acerca de la celebraci贸n del nacimiento de Jes煤s. En ese calendario romano, a la cabeza de las fiestas que se celebraban en aquella 茅poca, se encuentra una inscripci贸n que dice: 芦El 25 de diciembre, Cristo naci贸 en Bel茅n de Jud谩禄.

La dificultad para establecer la fecha del nacimiento de Cristo radica en que, ni en el Nuevo Testamento ni en otro documento de car谩cter religioso o hist贸rico, se anota indicaci贸n alguna relacionada con el a帽o en que tuvo lugar tal acontecimiento. Sin embargo, el Ap贸stol Lucas s铆颅 tiene el cuidado de situar el nacimiento de Jes煤s en un momento de la historia, cuando nos dice que ocurri贸 siendo Quirino gobernador de Siria (Lc 2, 12). Es decir, que Jes煤s naci贸 aproximadamente seis o cinco a帽os antes del siglo I d.C.

Esta diferencia de a帽os, en relaci贸n con el siglo I, es atribuida a un monje sirio llamado Dionisio El Exiguo, quien en el siglo VI puso en pr谩ctica el m茅todo de computar los a帽os antes de Cristo y despu茅s de Cristo y, sin intenci贸n alguna, coloc贸 el nacimiento del Mes铆颅as algunos a帽os despu茅s de lo debido.

El 25 de Diciembre

Aunque parezca desconcertante, el origen de la m谩s cristiana de las fiestas ha tenido alguna asociaci贸n con costumbres paganas.聽La elecci贸n del 25 de diciembre fue determinada por una fiesta precristiana que se celebraba, en esa fecha, en Roma y que correspond铆颅a a la celebraci贸n del 芦Sol Invencible禄. Seg煤n c谩lculos del tiempo, el 25 de diciembre era la fecha del solsticio de invierno y el d铆颅a en que el sol aparec铆颅a m谩s d茅bil. Para los hombres de la 茅poca el sol agotado reviv铆颅a en aquel mismo momento y d铆颅a a d铆颅a recobraba su fuerza y su luminosidad. Con esto se demostraba que el sol era invicto e invencible. La fiesta pagana del Sol Invictus fue introducida por el Emperador Aureliano, en Roma, en el a帽o 274 d.C.

Como ha sido tradicional, en su misi贸n misionera y catequ茅tica, la Iglesia en muchas ocasiones en lugar de suprimir costumbres e instituciones las adopta y las adapta confiri茅ndoles una significaci贸n nueva. La Iglesia de Roma del siglo IV no suprimi贸 la fiesta del nacimiento del Sol Invicto sino que la transform贸 en la fiesta del Nacimiento de Cristo. Si bien la fecha es la misma y el simbolismo de la luz es evidente, el contenido es totalmente nuevo.

Para los antiguos cristianos, Cristo era conocido ya como la 芦luz del mundo禄 o el 芦sol de justicia禄, y la Navidad una fiesta de la luz; una luz que no es objeto de adoraci贸n sino s铆颅mbolo de Cristo y una fiesta que celebra la victoria de la luz sobre las tinieblas, con un car谩cter redentor.

En sus inicios, la fiesta de Navidad en Roma se celebraba con cierta sencillez y s贸lo ten铆颅a una misa, la m谩s antigua e importante, que se celebraba por la ma帽ana. M谩s tarde surgi贸 la misa de medianoche, idea que fue copiada de Jerusal茅n. La peregrina Egeria describe en su diario un servicio religioso con estas caracter铆颅sticas que se celebraba en la gruta de Bel茅n. Este servicio ten铆颅a lugar en la fiesta de Epifan铆颅a, no el d铆颅a de Navidad, y la gente se reun铆颅a en la gruta para la misa de medianoche. Al amanecer todos volv铆颅an a Jerusal茅n donde se celebraba una segunda misa.

En alg煤n momento del siglo V esta costumbre se introdujo en Roma y as铆颅 en la noche anterior a la Navidad el Papa celebraba misa en una capilla de la Bas铆颅lica de Santa Mar铆颅a la Mayor que tom贸 el nombre de 芦capilla del pesebre禄 pues recordaba la gruta de Bel茅n. La misa 芦al amanecer禄 fue introducida en el siglo VI y ya fue practicada por el Papa San Gregorio Magno, que muri贸 en el a帽o 604. Este Papa, en una de sus homil铆颅as se refiere a las tres misas que se celebraban en Navidad pues una m谩s se dec铆颅a en honor a Santa Anastasia, m谩rtir venerada en Oriente, que con el tiempo se convirti贸 sencillamente en una segunda misa cuya conmemoraci贸n y celebraci贸n se ha omitido en las recientes reformas lit煤rgicas. Tal es el origen de las tres misas de Navidad.

Con el tiempo la fiesta de Navidad adquiri贸 m谩s importancia y de una conmemoraci贸n espec铆颅fica pas贸 a convertirse en un ciclo o tiempo lit煤rgico. Ya en el siglo IV se le uni贸 la fiesta de la Epifan铆颅a, de origen oriental, y dos siglos m谩s tarde aparece el per铆颅odo de preparaci贸n a la Navidad conocido como Adviento, de manera que hacia el siglo VII el Adviento, la Navidad y la Epifan铆颅a pr谩cticamente hab铆颅an adquirido la forma y el contenido que conocemos en nuestro tiempo.

Otras costumbres y pr谩cticas fueron creciendo en torno a la Navidad en el curso de los a帽os y as铆颅 surge la costumbre de poner un pesebre o nacimiento en las iglesias y los hogares, costumbre que se debe a San Francisco de As铆颅s, quien en el a帽o 1223 tuvo la idea de montar un nacimiento en beneficio del pueblo de Greccio, el d铆颅a de Navidad. A帽os m谩s tarde surgen los villancicos, el intercambio de regalos y el env铆颅o de felicitaciones navide帽as, as铆颅 como otras costumbres propias de cada pa铆颅s o regi贸n, que tienen como fin conmemorar un misterio que sobrepasa nuestra inteligencia, que cambi贸 el rumbo de la historia y que plantea grandes exigencias en la fe.

Eduardo D铆颅az Reyna

Suscr铆bete

Introduce tu correo electr贸nico para recibir todas las novedades.


Powered by WordPress Popup