Advertisements
El Rincón de la Memoria, Sevilla

El Señor del Prendimiento en el Baratillo

En 1965 tuvieron lugar las Misiones Generales organizadas por José María Bueno Monreal, cardenal arzobispo de Sevilla. Esta celebración consistió en el traslado de las Imágenes Titulares de muchas hermandades sevillanas desde sus templos a los distintos centros de Misión. La mayoría en barrios de las afueras de la ciudad.

Desde el comienzo de la preparación de este hermoso acto que duraría meses, se sabía que las “Misiones” propiciarían estampas inéditas como así ocurrió: Nuestro Padre Jesús del Gran Poder en el Puente de San Bernardo, la Esperanza Macarena en el Polígono de San Pablo, la Virgen de la Soledad de San Lorenzo en la barriada de San Jerónimo, la Virgen del Valle en los Remedios o el Cristo de la Buena Muerte en el Prado de San Sebastián bajo la carpa de una caseta de feria.

Sin embargo, las condiciones meteorológicas dejaron imágenes aún más sorprendentes. Es el caso del Gran Poder que mientras se dirigía a San Juan de Dios le cayó una fuerte lluvia. La hermandad buscó refugio en la Parroquia de la Concepción, pero el templo estaba cerrado. Entonces, llamaron al garaje del antiguo futbolista Juan Araujo, donde cabían las andas para resguardarse de la lluvia. Este suceso desarrolló uno de los episodios más emotivos de las cofradías sevillanas que ya tendremos oportunidad de contar.

La lluvia dejó otras fotografías únicas, algunas de ellas casi desconocidas como la del Señor del Prendimiento en la Capilla del Baratillo. Cuando regresaba a su capilla de San Andrés desde el Centro Misional del Barrio de Bellavista que se abrió junto a la Real Venta de Antequera fue sorprendido por la lluvia. Este suceso motivó que la hermandad encontrara refugio en la capilla de la hermandad del Baratillo.

En esta singular imagen, vemos al Titular de los Panaderos junto a una  Virgen de la Caridad recién regresada de las Escuelas de Santa Teresa, lugar que presidió durante las Misiones Generales. Mientras, el conjunto de la Piedad se alza en su altar detrás de las dos andas. Este trío de tallas en la capilla baratillera compone una de las joyas que nos ha dejado la fotografía en uno de los actos religiosos más hermosos celebrados en la Tierra de María Santísima.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: