Córdoba, Costal, De Cerca

Carlos Lara: «El tiempo me ha dado la razón antes de lo que yo esperaba»

Si hay un capataz que, en los últimos tiempos, ha ocupado la atención mediática en la Córdoba Cofrade es Carlos Lara, capataz del paso de misterio de la Sagrada Cena, de la cuadrilla de Jesús del Calvario y, hasta hace unos meses, del palio de María Santísima de la Trinidad. Su cese ha hecho correr ríos de tinta, levantado polvaredas y generado posiciones encontradas. Tras un prudente silencio, solamente quebrantado entre amigos, en círculos familiares y en el Cabildo de su hermandad de la Santa Faz, Lara abre su alma de par en par para responder a todas las cuestiones que se le han planteado, sin rehuir ninguna, evidenciando que estamos ante un capataz, un costalero y un cofrade, que va siempre por derecho, de frente, sin andarse por las ramas y mirando siempre a los ojos, algo que no es tan habitual como sería deseable en el universo cofrade, pese a que en las últimas fechas hayan comenzado a levantar la voz, cofrades que han decidido que ha llegado el momento de hacerlo. Este es Carlos Lara, a corazón abierto, no pierdan detalle.

¿Cómo afronta un capataz la llegada de la Cuaresma?

Con mucho trabajo por delante para darle forma a la planificación, a lo que llevas todo el año pensando que vas a hacer, cómo vas a afrontar la dirección de cada paso. Con muchas horas fuera de casa. A nosotros sólo se nos ve lo de fuera, el trabajo de dentro, como en tantas cosas en las cofradías, no se ve, pero es verdad que el trabajo que tiene es de muchas horas.

¿Cómo ha de ser la preparación ideal para un costalero, qué aspectos son esenciales?

Si no te digo que la primera es la del corazón y el sentimiento, apaga y vámonos. Esa sería la primera. Por otro lado, la técnica es muy importante, el estado físico para poder afrontar el trabajo para el que se le ha llamado y si un costalero no está físicamente fuerte para poder afrontar un trabajo tan exigente ya empezamos mal.

¿Y el aspecto espiritual?

Trabajar el aspecto espiritual se ha hecho siempre y se hará siempre porque si no nada de esto tendría sentido. Si no hubiese un componente espiritual ¿qué sentido tendría trasladar kilos?. Dentro de una cofradía hay muchísimos puestos mucho más gratificantes que estar debajo de un paso. Siempre hay algo más profundo que va mucho más allá de meterse debajo de una trabajadera. Hasta para el que pudiera ver esto como un deporte, como un estilo de vida o como una moda, hasta ese, estoy seguro que tiene que tener su fondo espiritual porque si no sería del género tonto.

Siempre he sido de los que le gusta empezar y terminar el ensayo rezando porque entiendo que el componente religioso debe ser la base de todo esto. Es cierto que últimamente se le da más importancia a la moda que a lo espiritual y parte de nuestra labor compartida con la Junta de Gobierno es la de hacer ver a estas personas por qué estamos aquí. Me podrás preguntar por qué al nazareno no se le hacen ver ese tipo de cosas. Pues sí, efectivamente, ésto debería hacerse también con el nazareno, sería necesario potenciar la formación dentro de la hermandad en general para que todo el que participe sepa realmente lo que está haciendo y para qué se viene.

Precisamente en una de las hermandades en las que ejerces como capataz se ha puesto en marcha desde hace un par de años un jubileo de costaleros, ¿cómo valoras su puesta en marcha?

Como todos los inicios no acude toda la gente que quieres pero es una preparación importante. Somos una cofradía eucarística en la que adoramos al Santísimo y por tanto es necesario que los costaleros estén implicados en la vida de la cofradía y parte de esa vida es la adoración al Santísimo.

«En mi equipo de auxiliares todos somos costaleros»

¿Qué capataces han sido tus referentes?

Yo me he quedado siempre con cosas de muchos capataces. Empecé con Rafael Sáez, de ahí pasé a Cantillo, luego a Curro y prácticamente no he estado con más capataces. Pero sin embargo sí valoro muchas cosas de otros capataces, Lorenzo de Juan, Rafa Soto, David Arce… siempre intento quedarme con lo que me gusta de cada uno e intentar adaptarlo, aunque al final cada capataz tiene su forma de interpretar esto y de hacerle llegar al costalero lo que tiene que hacerle llegar, como él lo ve. Pero no me agarro a ningún nombre en concreto porque de todos he aprendido algo y de cada uno intento asumir lo que he aprendido de ellos.

¿Para ser buen capataz hace falta haber sido costalero?

Soy de los que piensan que sí. En mi equipo de auxiliares todos somos costaleros. Porque cuando tú te tienes que dirigir a una persona que está debajo del paso tienes que saber lo que estás pidiendo, lo que quieres que te dé. Creo que te ganas mucho más el respeto si el costalero al que le estás mandando sabe perfectamente que tú eres capaz de meterte en la pelea que le estás pidiendo. Entiendo que debe saber no solo de técnica sino también a la hora de medir las fuerzas de una persona y saber comunicarte con ellos para el esfuerzo que le estás pidiendo.

¿Carlos Lara es más capataz o más costalero?

Más costalero.

«Muchas veces uno no quiere estar en la palestra y está»

¿Qué opinas del fenómeno del capataz mediático?

Yo hasta este año siempre me he considerado un capataz de cofradía. Empecé en el año 95 en la Trinidad, fue la primera vez que me puse el traje negro, y de la Trinidad pasé a la Cena, que es mi casa también. Este es el primer año en el que he salido del seno de una cofradía. Nunca he trabajado en cofradías en las que nunca tuviera nada que ver.

Ser mediático o te lo ganas por éxitos o te lo ganas por lo contrario, o por polémico. Si es por éxitos fantástico pero lo importante es que no te lo creas y que nunca olvides la labor que tienes que hacer, pero es inevitable. Muchas veces uno no quiere estar en la palestra y está.

«(En Sevilla) el fiscal no es fiscal porque sea el cuñado del hermano mayor»

¿Qué opinas del límite de edad en las cuadrillas?

Yo tengo costaleros con más de 50 años y con diez de esos me tiro a la calle. Y tengo costaleros con 22 que necesitaría sesenta para tirarme. Evidentemente la forma física de un costalero es muy importante. En general, hay de todo, las nuevas hornadas de costaleros saben sufrir menos. La abundancia de costaleros ha traído cosas buenas y malas, una de las malas es que nos hemos acomodado. Van todas las cuadrillas dobladas y y tal vez los capataces no nos hayamos dado cuenta de que se estaba deteriorando al costalero, dándole tantas facilidades que se encontraban tan a gusto que ahora el costalero para castigarse necesita salir en tres o cuatro cofradías.

Los que vivimos en aquella época en la que era de mármol a mármol sabemos lo que ha cambiado la cosa. Antes se le pedía al costalero desplazar kilos, ahora se le pide otra cosa. Jubilar por edad es absurdo y cualquier capataz que se lo plantee prefiere quedarse con lo que tiene. Diferente es que vieras que alguien no puede físicamente o que no ha sabido adaptarse, que de eso también hay, no solo la ropa, sino a la forma de andar, de trabajar, que siguen con el chip antiguo, pero la mayoría de los que siguen hoy han sabido adaptarse.

¿Puede un capataz asumir con solvencia sacar una cofradía distinta cada día?

Cuando hay quien lo hace es porque puede. Aunque las Cuaresmas pueden venir muy largas dependiendo del trabajo que tengas, no se le pide al capataz lo mismo que se le pide a los costaleros, por tanto a priori debe salvar la Semana Santa con solvencia. Hay que adaptarse a cada cofradía y saber dar a cada uno el punto que la cofradía requiere, pero por sacar una o tres no debe haber problema. En mi caso ni puedo ni podría asumir eso ya que absorbe no solo en Cuaresma sino todo el año. Intentar hacer en todas las cofradías en las que trabajas como capataz lo que se hace en la que es tu casa… sería imposible.

«Tengo costaleros con más de 50 años y con diez de esos me tiro a la calle. Y tengo costaleros con 22 que necesitaría sesenta para tirarme»

¿Saben andar los pasos en Córdoba?

Van a tener que aprender.  Cada cofradía ha adaptado su forma de andar a como lo ha concebido. A mí personalmente me gusta como espectador ver una cofradía pasando más rápida de como pasan en Córdoba… en general, no todas. De todas formas este año la carrera oficial nos va a poner a todos en la necesidad de andar de una forma distinta. Pero por lo general lo que sí echo en falta en las cofradías… es que se va muy lento.

¿Y entiendes que hay compenetración entre el cortejo y los pasos?. Cuando veo cofradías en Córdoba a veces parece que una cosa es el cortejo y otra cosa son los pasos y no tengo esa sensación cuando las veo en Sevilla. Allí la cofradía es un todo probablemente porque las personas que llevan los cortejos saben lo que es un paso…

Eso pasa también cuando te toca un fiscal que no sabe de esto. Por eso sería bueno que además de que el capataz haya sido costalero, como decíamos antes, también lo haya sido el fiscal, el diputado de tramo… porque al final no es lo mismo levantar el cirio y empezar a andar que mandar «vámonos y hasta que yo te diga». Nos comparamos siempre con Sevilla pero es que allí hay cargos que van pasando por personas que saben. Allí el fiscal no es fiscal porque sea el cuñado del hermano mayor, van pasando los cargos de generación en generación y van enseñándose entre ellos como se lleva un tramo y aquí lamentablemente lo que tenemos son nenes ejerciendo de celador, efectivamente hay falta de eso.

«Entro en el Calvario de la mano de David Arce»

¿Para ti cuál es el mejor capataz de Córdoba?

De cada uno saco virtudes y carencias que le veo al otro. Puedo ver una técnica muy buena en David Arce o en Curro, y alabar la forma de tratar a la gente de Pepe Fernández o Carlos Herencia. Por mi parte, el respeto hacia todo el que se pone delante ya lo tiene ganado y luego tienes a otros como Lorenzo de Juan que su bagaje ahí está, independientemente de las críticas que pueda haber hacia unos y otros por las razones que sean, pero es muy difícil estar 20 años llevando un paso.

Tienes ante tí un gran reto el próximo miércoles santo ¿cómo surge la opción de hacerte cargo de la Cuadrilla de Calvario?

Es un reto muy ilusionante para cualquier persona de nuestra edad. El Calvario siempre ha sido una cofradía señera una de las cofradías que te gusta ver en la calle por eso lo afronto con muchísima ilusión. Cuando uno entra nuevo en una casa hay quien quiere ver los resultados en un año pero, si se puede, se verán en varios años.

Yo entro en el Calvario de la mano de David Arce. El Calvario en sí no me busca a mí sino que habla con David Arce y él, cómo sabemos, está en el equipo de los Villanueva en Sevilla, y en principio no sabía si el miércoles iba a estar. Entonces, y me siento orgulloso de ello, David da mi nombre. Entonces entro en contacto con Rafa Guerra el hermano mayor del Calvario y empezamos a hablar. Supongo que también le cuadraría la forma o lo que había visto, de tal manera que aunque la persona que buscaba era David, el estilo no difería mucho de lo que él tenía en mente, pero en realidad llego al calvario de la mano de David Arce.

«En general, hay de todo, las nuevas hornadas de costaleros saben sufrir menos»

¿Cuáles son los retos más importantes que se te plantean a la hora de afrontar la gestión de la cuadrilla del Calvario?, ¿se han detectado carencias?, en definitiva, ¿qué es lo más complicado que has visto hasta ahora?

A mí realmente lo que me parece más complicado es que es la primera vez que voy a trabajar con una cuadrilla con la que en principio no tenía vinculación, la primera vez que voy a trabajar en una casa que no era la mía porque en la Cena llevo un sitio donde ya estuve una etapa anterior de 10 años como segundo, por tanto me siento en mi casa, La Trinidad era mi casa por tanto. Con el Calvario en la primera vez, por eso el reto, más que respecto a la cuadrilla, es mío personal, cómo afronto trabajar con una cuadrilla formada por hombres a que los que no conozco.

¿Qué te ha sorprendido más de tu llegada al Calvario?

Que me han acogido bien desde el primer momento, la Junta de Gobierno pero principalmente la cuadrilla, una cuadrilla que ha sufrido en tres años el paso de tres capataces y eso desestabiliza y me encontré con una cuadrilla, con la mitad de la cuadrilla, que era la que se había quedado, muy entregada y además muy dispuesta a acoger a la otra parte de la cuadrilla que llegaba. Me ha sorprendido, eso que no hay rencillas.

¿Qué diferencias destacarías entre tu primera etapa en la Cena y la segunda?

Principalmente la madurez y que ahora sí estamos haciendo las cosas como yo las concebía en mi primera etapa con Rafa Soto, yo era segundo capataz y yo siempre he sabido donde estaba mi sitio. Rafa Soto es mi compadre, casi familia y le agradezco en aquel momento que contara conmigo. Yo con Rafa fue una etapa muy hermosa, trabajamos juntos diez años, en algunas cosas estábamos de acuerdo y en otras cosas teníamos diferentes formas de ver. En esta segunda etapa hemos centrado los esfuerzos, y se le está viendo los frutos, ahora en el trato al costalero, el reducir el sacrificio del costalero. Y ahora mismo tenemos creo la cuadrilla más grande de Córdoba con 128, esto ha subido humanamente.

¿Podemos decir que la cuadrilla de la Cena está plenamente consolidada?

Bueno yo soy muy exigente, plenamente consolidada en cuanto a número se podría decir que sí, en cuanto a técnica y demás se ha ganado mucho, éste es un paso duro, peleón tanto por las horas como por el peso pero hemos conseguido que a los costaleros de fuera se le quite el miedo de acercarse y eso ha sido fruto del trabajo y el cuidado de costaleros.

¿Cómo te gustaría que fuese la próxima procesión del Corpus?

Me gustaría que no fuese una procesión tan fría, que llegara al pueblo. Porque al cofrade no ha llegado todavía y no quiero caer en el tópico de que es porque no se le ha puesto costal o lleva bandas detrás, porque hay mucha gente que critica que el cofrade solo busca eso, pero en realidad a la procesión del Corpus le falta algo para el cofrade, hace falta que tenga un aliciente. A mí me encantaría ver al Señor de la fe participando en la procesión del Corpus, no sé si sería ese punto el que podría atraer más pero hacerlo un poquito más atrayente sí.

«La carrera oficial vista desde abajo es muy dura»

El trazado de la nueva carrera oficial genera ciertas dudas, ¿tú qué problemas piensas que presenta desde el punto de vista de la trabajadera?

El otro día le comentaba a una fotógrafa amiga que la carrera oficial vista desde los objetivos… preciosa, el marco, espectacular, no va a haber foto mala, pero vista desde abajo es muy dura. Es verdad que estábamos acostumbrados a los 300 metros que tenía la otra, que tenía su pequeña subida que llegaba hasta la mitad de Claudio Marcelo pero después era muy cómoda, en esta nos estamos subiendo a los 800 y pico y con unas inclinaciones, un terreno de unas exigencias derivadas del empedrado, propias de una judería, que para el costalero van a ser muy duras. Luego estéticamente yo que soy un apasionado de los palios yo no vería un palio en carrera oficial, van a ir horrorosos, desde que entran por la puerta del puente hasta que coronan el Caballo Rojo van a ir los palios echados hacia atrás y luego el palco donde va a ir, situado ahí, tiene la calle una caída brutal, ese tramo hay que pasarlo aliviado y cuando pegues el segundo giro a la derecha hay que agarrarse, eso pega una subida hasta el Caballo Rojo.

«El costalero como cualquier otro que se acerque a una cofradía se debe acercar y se debe hacer hermano por voluntad propia no por la exigencia de unos estatutos»

Se ha hablado mucho de este asunto. Para dejarlo meridianamente claro ¿tú qué opinas de la obligatoriedad de que los costaleros tengan que ser hermanos de la Cofradía?

Bueno, no te voy a decir nada que no haya dicho antes en un cabildo. Yo desde que en la Trinidad salió el tema de la obligatoriedad hace ya tres años, desde ese momento he tenido una lucha intentando hacer ver en su momento a la Junta que lo aprobó, cómo a la Junta que hay actualmente, el error que hoy hay en Córdoba a la hora de trabajar por la cuadrilla de hermanos costaleros, hoy se habla mucho del boom, se habla mucho de números, de que hay muchos costaleros, pero no lo hay.

Llevo años diciendo que no hay tal boom, que son las mismas personas que repiten en diferentes cofradías, son cuadrillas dobladas… pero, mira, al final lo decide el Cabildo de hermanos. En Córdoba, creo que de 37 cofradías sólo lo tienen aplicado tres o cuatro y eso es significativo, los demás ¿qué pasa…?, ¿que no quieren?. En realidad, es que no se puede, porque no se puede obligar a una persona a hacerse hermano de cinco cofradías. Es verdad que la defensa de la Junta de Gobierno es decir que el nazareno viene y se tiene que hacer hermano, pero luego al costalero le exigimos más que a un nazareno, que venga a ensayar cuatro, cinco o las veces que quiera el capataz, de alguna manera le exiges que echen una mano en cruces, en ferias y otras historias.

Creo que hasta que Córdoba no se dé cuenta de que mientras quieran seguir sacando sus pasos a costal el costalero es un patrimonio de la cofradía y es un patrimonio que debe de cuidar, del mismo modo que se mira por los enseres…  porque al nazareno no se le exigen cosas como hacerse la túnica en propiedad; para la cofradía sería estupendo pero no se puede. Pues con el costalero igual. ¿Que sería lo bonito?… pues sí, sería lo bonito, pero al final es un tema que tiene muchos matices.

Yo soy hermano de cuatro cofradías y en ninguna se me ha impuesto. Es más, yo te digo que en la cofradía en la que es obligatorio hacer hermano al costalero… creo que más de un 60% están obligados por la Junta de Gobierno, ¿esos hermanos queremos?… ¿ahora quitamos al capataz y se va ese 60% y se borran de hermanos?. Yo creo que el costalero, como cualquier otro que se acerque a una cofradía se debe acercar y se debe hacer hermano por voluntad propia no por la exigencia de unos estatutos. Yo llevo mucho tiempo batallando con este tema y diciendo que el tiempo me daría la razón y me lo ha dado antes de lo que yo esperaba, porque han rectificado antes, pero me lo ha dado antes de lo que yo esperaba.

«En la cofradía en la que es obligatorio hacer hermano al costalero creo que más de un 60% están obligados por la Junta de Gobierno, ¿esos hermanos queremos?»

¿Se ha contado toda la verdad en relación a tu no continuidad al frente de la cuadrilla de la Trinidad?

Bueno es que no se ha contado nada y punto. En el Cabildo de hermanos sí se vio que, como te he dicho antes, hubo una Junta de Gobierno que ha rectificado su posición respecto a los motivos principales de mi cese, lo que puede dejar abierta una puerta para poder pensar que hay algo más, como me ha dicho gente que no entendía esto, por eso he dicho que el tiempo me ha dado la razón antes de lo que yo esperaba.

Sí, pero lo que ha trascendido, es que Carlos Lara no sigue al frente de la cuadrilla de la Trinidad porque hay una diferencia de opiniones entre la Junta de Gobierno que quiere aplicar un reglamento que obliga a los costaleros a hacerse hermanos y Carlos Lara, que no lo ve. ¿Hay más cosas además de eso?, ¿ tú detectas que hay algo más?

Yo quiero creer que han sido esas diferencias de yo ver esto desde un punto de vista y ellos verlo desde el punto de vista de la Junta de Gobierno. Si ha habido otras cosas o no a mí no se me las han dicho ni las he oído por ahí. Bueno, por ahí oyes muchísimas cosas, pero quiero creer que todo ha sido por estas diferencias.

«En el Cabildo de hermanos se vio que hubo una Junta de Gobierno que ha rectificado su posición respecto a los motivos principales de mi cese, lo que puede dejar abierta una puerta para poder pensar que hay algo más»

¿Y cómo recibiste la noticia?

Bueno, era una cosa que ya veía venir, de hecho ya el año pasado y espero hacerlo en todos los pasos que me toque llevar porque es importante vivir cada año como si fuera el último,  así viví mi Martes Santo del año pasado, así viviré el miércoles y el jueves este año, porque lo que está claro es que aquí ya nadie tiene el sitio asegurado, ni nadie es de una casa. Además creo que debe ser así , estamos todos de paso pero la verdad que con las personas te quedas con un mal sabor, entras ya en el terreno personal y esperas determinadas llamadas de teléfono de tus amigos, de tu familia, de tus hermanos y a lo mejor no las ha habido, pero bueno… yo me habré equivocado también, es de humanos equivocarse y de cristianos perdonar.

… Me suena la frase…

Eso te lo tienes que tomar sin que te afecte demasiado, yo pensaba que me iba a afectar más, no sé si porque era algo que me veía ya venir. Se habla de que yo tenso la cuerda pero cuando ya empiezas a ver el desenlace ya se afronta mejor todo.

«Llegué a pensar meterme bajo el paso de la Trinidad»

¿Y «decepción» puede ser la palabra?

No. No estoy decepcionado con el cese, estoy decepcionado con la cofradía porque se ha roto algo que había muy bonito por unas creencias sobre un proyecto y cuando se rompe se rectifica, rectificar después de haberlo roto es lo que realmente me ha decepcionado porque yo puedo entender que ellos crean en eso… pues adelante, con todas las consecuencias, pero si ahora se rectifica, antes de, dan ganas de decir «si es que llevo tres años diciéndotelo»… Al final es una cofradía joven que tiene que tropezar y levantarse pero aprenderán… y aprenderemos.

¿Harías algo diferente si tuvieras oportunidad de retroceder en el tiempo tres años?

No. Nada.

¿Y tú a qué crees que obedece esas tensiones que se ven en los últimos tiempos en la Santa Faz?

Yo creo que tensiones fuera del tema del paso de palio no veo realmente. Es cierto que este año no he estado muy metido como otros años pero yo, aparte de las tensiones del palio…

No negaremos que un Cabildo de seis horas no es algo habitual

Claro pero el Cabildo se alargó por lo mismo, porque es normal que haya gente molesta con la decisión. En ese tipo de cabildo de elecciones que se abordan temas de capataces son los cabildos que va más gente y gente que no has visto nunca.

«Jubilar por edad es absurdo y cualquier capataz que se lo plantee prefiere quedarse con lo que tiene»

¿Has pensado en coger la túnica?

Nunca. Yo la frase de que el costalero cuando ya no pueda debe coger el hábito… yo no… yo empecé hace 32 años en La Candelaria como costalero, toda mi vida cofrade ha sido alrededor o de las bandas o de los costaleros o de capataz, así que el día que yo no esté de costalero o el día que no esté de capataz a no ser que tenga un cargo de aguador o de enciende velas o de lo que sea no me cogeré la túnica.

¿Entonces el Martes Santo no te vamos a ver de nazareno?

No

Y debajo de las trabajaderas…¿ lo has pensado alguna vez?

Llegué a pensarlo pero este año sería incómodo, tanto para el capataz entrante como para los propios costaleros que se quedan, incluso para la Junta. Lo mejor es pasar a un segundo plano, de público y ya está.

«(Mi cese) era una cosa que ya veía venir»

¿Qué relación tienes actualmente con el nuevo capataz de la Trinidad?

Buena, siempre he tenido una relación muy cordial tanto por su parte como por la mía. Yo siempre he dicho desde que pasó esto que no tengo nada que reprocharle a Curro, nunca he tenido nada con él ni lo tendré. Yo me he visto en esta misma situación en el Calvario y espero y así me consta que el anterior capataz no tiene ninguna rencilla conmigo, sabemos que aquí estamos al servicio de la cofradía y la cofradía es la que te llama a tí y tú aceptas o no aceptas, pero con Curro como capataz y con su equipo no tengo ningún problema.

¿Qué falta y qué sobra en la Semana Santa de Córdoba?

Faltan cofrades. Falta en cierto modo humildad. Yo soy el primero que me meto en eso, falta más espiritualidad, darle el verdadero sentido a lo que estamos haciendo, que no todo sea lo cultural o lo que vende. Falta mucho de eso y sobra todo lo demás que no vaya con la espiritualidad, sobra la soberbia, sobra buscar el protagonismo, sobra buscar un cargo determinado en una cofradía en una junta o en una estación de penitencia por necesitar ser alguien donde sea, de todo eso sobra mucho pero falta mucho cofrade.

«Estoy decepcionado con la cofradía porque se ha roto algo que había muy bonito»

Incluso en las juntas de gobierno…

Sí, principalmente.

Un sueño para el futuro

Buf sueños tengo… como futuro inmediato mi sueño es tener dos estaciones de penitencia lo más satisfactorias y lo más plenas y lo más intensas posible y futuro más lejano me gustaría saber transmitir no solo el cargo como capataz si no poder transmitir el verdadero sentido de todo esto. Y a nivel de familia y de padre me gustaría que mis hijas vean desde los ojos que los veo yo porque como las tornas sigan como las estamos viendo no sé si van a tener nuestros hijos la misma visión que nosotros. Me gustaría transmitirles eso, el verdadero sentido de lo que hacemos los cofrades.

«Sobra la soberbia, sobra buscar el protagonismo, sobra buscar un cargo determinado en una cofradía en una junta o en una estación de penitencia por necesitar ser alguien donde sea»

¿No la van a tener porque quizá van a vivir las cofradías desde mayor distancia que la has vivido tú?

Sí, bueno yo intento hacerlas participes, están en grupos jóvenes y además intento no transmitirles  mis pesares y mis diferencias con las hermandades y con la Semana Santa en general, que las vivan a su forma, que se muevan por las cofradías por las que se quieran mover. Para mí las cofradías siempre han sido grupos humanos aparte de las imágenes, en los que rodearme de amigos y quiero que ellas lo vivan así. Todos los que hemos entrado en una cofradía hemos entrado por amistades o por nuestros padres que son los que nos han llevado, pero que seamos capaces de transmitir eso, lo que nosotros hemos disfrutado de la época de estar dentro de un hermandad, es muy bonito, son momentos inolvidables tanto detrás de una barra como cuando te dan las 6 de la mañana pinchando cera, esos momentos me gustaría que lo vivieran mis hijas y tendrán que vivir esos y los malos.

«La abundancia de costaleros ha traído cosas buenas y malas, una de las malas es que nos hemos acomodado»

Dime un paso que no hayas sacado de costalero y te gustaría sacar

Pues mira llevo un par de años pidiendo sitio en el Rosario. Yo es que soy muy mariano, y además es un corte de palio y de hermandad que me gusta mucho. Este año, si puedo, voy a estar muy cerquita pero es que a mí me gustaría sacar cualquier paso porque me meto debajo y disfruto, me meto en el papel. Yo he sacado Candelaria unos cuantos años, compartí Candelaria con Santa Faz pero también tendré que sacar la Trinidad… cuándo… no lo sé…

¿Y como capataz?

Hombre, hay pasos espectaculares que te llaman la atención. Para mí este año el Calvario ha sido un regalo que nunca hubiera imaginado. Quizá delante de algún palio, pero no te digo ninguno porque como tampoco soy un capataz al uso no te puedo decir «pues me gustaría sacar al Gitano», porque ese tipo de pasos no me llaman la atención, si llega el momento y estoy dispuesto pues lo saco, pero no es algo en lo que pienso. Sí pienso más como costalero que como capataz; me gustaría sacar al Rosario, meterme debajo de Los Dolores… de eso sí te puedo decir muchos pero como capataz es que ahora mismo no necesito ni pienso en ninguna más.

¿Cómo reaccionarías si alguna de tus hijas quiere ser costalera?

Pues…(risas)… si me lo pide realmente con la ilusión y ves que transmiten los ojos lo que te está pidiendo, intentaría hacerle ver lo que hemos hablado antes, no voy a géneros si masculino o femenino, sino al esfuerzo físico que conlleva, pero si tiene el corazón abierto y realmente me lo pide con la mirada yo no tendría ningún problema… creo que me gustaría.

«Hay que ir con las manos limpias, los bolsillos limpios, el alma limpia, con todo limpio para poder seguir a Jesús»

¿Se puede servir a Dios y al dinero al mismo tiempo?

(Silencio valorativo). Si nos atenemos a lo que marca nuestra religión no. Hay pasajes en el Evangelio que te recuerdan que hay que dejarlo todo y seguirlo a Él. No tienen por qué ser incompatibles pero si son antagónicos. Jesús le dijo a los suyos «deja todo y sígueme». «Deja todo» es todo, hay que ir con las manos limpias, los bolsillos limpios, el alma limpia, con todo limpio para poder seguir a Jesús. No tiene por qué ser incompatible, tú puedes usar el dinero para muchas cosas, lo que no puedes es con las manos sucias seguir a Jesús.