Sevilla, ⭐ Portada

Enrique Gutiérrez Carrasquilla culmina la restauración de la Virgen del Refugio

Este viernes, 31 de julio, María Santísima del Refugio, se repone al culto tras las labores de mantenimiento efectuadas por el profesor Enrique Gutiérrez Carrasquilla. Carrasquilla ha basado su intervención en la reposición de la policromía en algunas zonas de la talla, la limpieza superficial de la policromía de rostro y manos y la mejora de los brazos con un sistema de articulación de bolas en hombros y codos y sistema de presión en las muñecas. Según el informe técnico presentado en su día por el restaurador, el estado de conservación de la talla se encuentra en un “estado medio de conservación general”.

Esta intervención se engloba dentro del contrato de mantenimiento de la imagen por parte de Gutiérrez Carrasquilla  que se firmó en el pasado mes de octubre de 2019. La imagen de la Virgen del Refugio se trasladó al taller del restaurador el pasado 6 de julio y aunque el plazo de ejecución de los trabajos se estimó en un principio de un mes, el buen estado de conservación de la imagen, ha permitido terminarlos antes de lo previsto.

Otras intervenciones en la imagen de María Santísima del Refugio

La imagen, obra del escultor Sebastián Santos Rojas, fue realizada en 1938. Fue el propio escultor Sebastián Santos, quien en 1967 sustituye el candelero y posteriormente en 1972, restaura la encarnadura y los párpados. En 1999, Enrique Gutiérrez Carrasquilla lleva a cabo una restauración integral, con sustitución de candelero, reconstrucción del cuerpo, limpieza superficial, eliminación de repintes, reintegración de pérdidas de policromía y aplicación de protección final.

La dolorosa fue realizada por el imaginero de la población onubense de Higuera de la Sierra, Sebastián Santos Rojas (1895-1977), en el año 1938, según contrato concertado por el propio escultor y el Hermano Mayor en dicha época, Antonio Filpo Rojas. El costo de la nueva obra ascendió a un importe de 3.500 pesetas, según factura de fecha 15 de noviembre del referido año, siendo entregada a finales del mismo y bendiciéndose e imponiéndosele su nueva corona el día 1 de enero de 1939 por Su Eminencia Rvdma., el Señor don Pedro Segura y Sáenz, Cardenal Arzobispo de Sevilla. De esta forma se sustituyó la anterior imagen desaparecida en los trágicos acontecimientos de 1936, y una imagen de una Dolorosa que había procesionado en Málaga y en Sevilla con la Hermandad de Santa Catalina y que fue cedida por su dueño, no gustando a la Junta de Gobierno.

La talla de Sebastián Santos atiende al modelo tradicional de Dolorosa Procesional Sevillana, que es la resultante del proceso evolutivo provocado por los diferentes cambios litúrgicos, culturales y sociales de la iconografía de la Mater Dolorosa desde la Baja Edad Media hasta nuestros días, y que sigue expresando todo un programa teológico de María como Socia Redemptoris., buscando consonancia con la Theotokos definida en el Concilio de Éfeso y refrendada en el de Calcedonia. Se desarrolla, por tanto, como una imagen de candelero para vestir, articulada y donde sólo el rostro, el cuello y las manos están esculpidos, en madera de pino de Flandes, vestida con saya, manguitos, manto y tocado, y portando sobre sus sienes una corona. Su altura es de un metro sesenta y cuatro cm.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup