De Cerca, Portada

Entrevista | Juan José Romero Coleto: «Las procesiones son una bendición de Dios para la Iglesia y para nuestra sociedad»

Desde de hace más de un mes, Gente de Paz se viene haciendo eco de la noticia de la Salida Procesional de la imagen de Nuestra Señora de Belén, Titular de la Parroquia del mismo nombre, este Sábado, 17 de diciembre, desde la Parroquia de la Calle Levante. Hoy viene a nuestras páginas su Párroco D. Juan José Romero Coleto, un joven sacerdote que rige los destinos de esta Parroquia desde septiembre de 2019. D. Juan José ha atendido a Gente de Paz, en puertas de un día histórico que será el próximo sábado.

«La procesión tendrá también un carácter muy popular, como no puede ser de otra forma»

La Parroquia de Nuestra Señora de Belén cumple su cincuentenario. ¿Cómo han sido estos 50 años?

Cincuenta años dan para mucho. Como es lógico, ha habido momentos de todos, pero sobretodo, han sido años llenos de muchas bendiciones de Dios para el barrio de Levante. Han sido innumerables las personas de este barrio que han pasado por esta parroquia por muy diferentes motivos, viviendo momentos transcendentales de su vida, y también compartiendo experiencias que han marcado significativamente sus vidas. Dios ha hecho una preciosa historia de salvación con esta parroquia desde su fundación hasta hoy. Por eso estamos muy contentos e inmensamente agradecidos.

¿Qué significa la Parroquia para el barrio?

Parroquia y barrio no se pueden separar. La parroquia se inserta en su barrio desde el principio, convirtiéndose en punto de encuentro desde el que se va construyendo el nuevo barrio de Levante.
Nuestra parroquia ha sido, y quiere seguir siendo, no sólo un lugar de acogida en el que todos los vecinos tienen un lugar único, sino sobre todo una casa desde la que se difunde a manos llenas la formación, la cultura, y fundamentalmente, la caridad, singularmente con nuestros vecinos más vulnerables. Belén, como su propio nombre indica, es la «Casa del Pan».

«La procesión de Nuestra Señora de Belén se ha gestado como algo excepcional por el motivo que la ha propiciado. Eso no significa que descartemos la posibilidad de que vuelva a repetirse. Dependerá en gran medida, como es normal, de lo que vivamos el próximo sábado»

Usted lleva poco más de 3 años como Párroco de Belén. Háblenos de la labor desarrollada en la Parroquia desde su llegada a ella.

Sencillamente he procurado seguir caminando junto a mi comunidad parroquial por la senda que nos han ido marcando todos los que nos han precedido, que tanto bien nos han hecho, y a quienes tanto debemos.

Mi primera tarea -pienso- es estar con mi gente. Vivir su misma vida para que juntos lleguemos a la Meta que nos espera. Sólo así haremos de nuestra parroquia una familia que compartiendo la fe conducirá a nuestra gente hasta Aquél que nos espera en brazos de su Madre María, como la estrella de Belén condujo a los Magos hasta el Salvador.

Y hablando de lo que acontecerá el próximo sábado, 17 de diciembre, ¿Cómo surge la idea de sacar en procesión a la Virgen de Belén?

La actual imagen de Nuestra Señora de Belén llega a nuestra parroquia hace prácticamente un año, el 8 de diciembre de 2021. Desde que la vimos nos enamoró. Está siendo precioso ver como son cada vez más las personas que, atraídas por ella, se acercan a Nuestra Madre en sus necesidades para pedirle su ayuda o darle gracias por los favores recibidos de su mano. Por otra parte, todos los niños que son bautizados aquí son presentados a la Santísima Virgen de Belén, y puestos bajo su maternal amparo. Además, cuenta con un grupo de feligreses que se reúnen fielmente todos los días en torno a Ella para rezarle el Santo Rosario. El crecimiento de la devoción hace que también aumenten las ganas de verla procesionar por nuestro barrio, y la celebración de los cincuenta años de vida parroquial nos han ofrecido la ocasión perfecta.

«Nos consta que hay mucha expectación no sólo en el barrio, sino en toda la ciudad. Eso nos llena de alegría, y también acrecienta nuestra responsabilidad»

¿Se le ha querido dar un tinte cofrade a esta procesión?

Está claro que hablar de procesiones es hablar de cofradías, que son maestras excepcionales en la organización de las mismas. Desde el primer momento en el que nos planteamos la salida extraordinaria de Nuestra Señora de Belén, tenemos claro que, dentro de nuestras posibilidades, queremos organizar una procesión con toda la dignidad que requiere el acto.

Además, no son pocos los feligreses cofrades que hay en nuestra parroquia, y que están poniendo todo su empeño para que en la procesión del próximo sábado todo salga bien. Seguro que sí. Sin ellos, esto no habría sido posible. A todos mi más sincero reconocimiento y mi gratitud. En cualquier caso, la procesión tendrá también un carácter muy popular, como no puede ser de otra forma.

¿La procesión nace con vocación de permanencia?

Hablar de eso antes de que suceda sería imprudente. La procesión de Nuestra Señora de Belén se ha gestado como algo excepcional por el motivo que la ha propiciado. Eso no significa que descartemos la posibilidad de que vuelva a repetirse. Dependerá en gran medida, como es normal, de lo que vivamos el próximo sábado, y sus consecuencias.

«Si el Grupo Parroquial de Nuestra Señora de Belén llegará a ser hermandad o no, sólo Dios lo sabe»

¿Cómo espera que sea recibida por los cordobeses?

Nos consta que hay mucha expectación no sólo en el barrio, sino en toda la ciudad. Eso nos llena de alegría, y también acrecienta nuestra responsabilidad.

Yo estoy convencido de que será una auténtica fiesta para nuestra parroquia y nuestro barrio, y también para todos los que participen de alguna manera en esta procesión que nos traerá la alegría que siempre nos trae María, la alegría propia de la Navidad.

¿Sabemos que se creó un Grupo Parroquial de Nuestra Señora de Belén. ¿Qué proyectos hay para potenciar en el futuro la devoción a la imagen y que pudiera concretarse en una hermandad?

El objetivo principal de este grupo es potenciar el culto a Nuestra Señora de Belén. Con ese fin se mueve el Grupo Parroquial, potenciando singularmente el rezo del Santo Rosario, y la Sabatina del cuarto sábado de mes. Si este grupo llegará a ser hermandad o no, sólo Dios lo sabe. Nuestro único deseo es que seamos muchos los que conozcan y amen a María, Madre de Jesús y Madre nuestra, en esta preciosa advocación tan cordobesa.

¿Cuál es su opinión acerca de las procesiones y de otras manifestaciones de religiosidad popular como forma de vehiculizar la fe?

Son un medio extraordinario. Sin duda alguna. Una bendición de Dios para la Iglesia y para nuestra sociedad. A través de ellas, Dios se nos hace especialmente cercano. En un mundo que parece vivir al margen de la fe, a través de las diferentes manifestaciones de piedad popular, el Señor quiere salir al encuentro de tantas personas que lo buscan, aún sin saberlo. También son, por otra parte, una gracia que protege y fortalece la fe de muchos católicos.

Pienso que es un ámbito que conozco bastante bien, del que he recibido y recibo muchas cosas buenas, y al que cada día valoro más.