De Cerca, El Rocío, Huelva

Entrevista | Santiago Padilla: “El comportamiento del pueblo de Almonte fue ejemplar. Todo el mundo entendió que había que tomar esa drástica medida”

Gente de Paz entrevista el Presidente de la Hermandad Matriz de Almonte dos días después del soñado Lunes de Pentecostés, celebrado con brillantez pero desdibujado por la rotura de un banco de las andas de la Blanca Paloma.

Padilla se sincera sobre el incidente, sus vivencias de la romería, los retos para 2023 y sus peticiones a la Reina de las Marismas en este año tan especial

¿Cómo ha vivido la romería 2022?

La romería ha tenido muchos momentos. Se ha desarrollado con los largos preparativos, los cultos que hicimos en Almonte, la procesión de Reina, el traslado a la aldea y la propia romería, hasta las 06:15 aproximadamente del Lunes de Pentecostés. Se ha celebrado con normalidad y esplendor.

Presentación de las Hermandades a la Blanca Paloma durante el Lunes de Pentecostés. Foto: Hdad. Matriz.

Y a partir de esa hora de la madrugada, tuvimos el incidente de la rotura de uno de los bancos de las andas de la Virgen, y por prudencia y seguridad de la Imagen se decidió meterla en el santuario; y eso de alguna manera ha ensombrecido el final de la romería.

La propia procesión hasta ese momento había transcurrido de forma espectacular, con una salida que no se recuerda en muchos años; y un desarrollo con mucha normalidad hasta ese momento, con apenas caídas y la Virgen en volandas sobre los hombros de los almonteños. No obstante, en ese instante hubo que tomar una decisión dolorosa por el bienestar y seguridad de la Imagen.

Más allá de la reparación del banco, ¿se prevén otras actuaciones sobre las andas de cara al año que viene?

Claro. Hay que ver lo que ha pasado para que no se vuelva a repetir. Y en ello estamos.

Instante de la procesión de la Virgen del Rocío por la aldea. Foto: Hdad. Matriz.

¿Y se hablará con los propios almonteños sobre lo sucedido para las futuras procesiones?

Yo creo que esto ha sido un accidente. Hasta ese momento la procesión estaba siendo memorable. A partir del incidente hay que analizar lo que ha pasado y lo que ha fallado, y cuando tengamos el diagnóstico real adoptaremos las medidas que procedan.

El comportamiento del pueblo de Almonte fue ejemplar. Todo el mundo entendió que había que tomar esa drástica medida. Ya me gustaría a mí que siempre que se dieran tales circunstancias, hubiera una reacción tan clara del pueblo de Almonte.

Además, quiero destacar que desde el lugar donde se encontraba la Virgen (más allá de la casa de Triana y a la altura de la casa de San Juan) hasta que llegó a su altar en el santuario, la Imagen no tocó el suelo.

La procesión, asimismo, estaba empezada y faltaban 100 salves y un recorrido grande, por lo que no podíamos arriesgarnos a tener algún incidente adicional más grave por el desequilibrio de las andas.

Llegada de la Blanca Paloma a Villamanrique. Foto: Hdad. Matriz.

Al hilo de la romería, ¿se saben ya las cifras de las personas que han ido este año?

Yo he oído hablar de que hemos estado cerca de los dos millones de romeros, que es una barbaridad.

Sé que se han tenido que habilitar dos parkings que no estaban contemplados en el plan inicial, disponiéndose ante la afluencia masiva de personas.

Pero entiendo que estos datos los tienen que dar las administraciones públicas, que son quienes tienen elementos para contar y controlar esos números.

Hdad. del Rocío de Triana a su paso por el río quema en anteriores romerías. Foto: La Sevilla que no vemos.

Los hermanos mayores de Sevilla, Macarena y Triana hablaban el año pasado de la necesidad de mejoras en los caminos de Sevilla al Rocío. ¿Qué piensa sobre ello?

Evidentemente son los caminos que ahora mismo tienen más presión, y en la medida que se puedan producir incrementos de peregrinos en las hermandades que transitan por allí, hay que estudiar mejoras para el sesteo y la pernoctación.

De hecho, iniciamos conversaciones al principio de esta legislatura, pero las circunstancias no nos han permitido avanzar después. No obstante, es algo que está encima de la mesa, y tendremos que abordarlo para la romería de 2023.

Momento de la Homilía del obispo de Huelva, el pasado domingo durante la Misa de Romeros de Pentecostés. Foto: Enandaluz.es

Se ha hablado mucho estos días sobre la homilía del obispo del Huelva, Don Santiago Gómez Sierra, el pasado Domingo de Pentecostés en el Rocío. ¿Cuál es su visión sobre este tema?

Yo entiendo que la Iglesia tiene que difundir su doctrina, y es lo único que él ha hecho.

Se trata además de una doctrina compartida por los obispos del sur de España en una declaración conjunta que han emitido, en la que no dicen a quién hay que votar, pero sí se recuerdan los elementos a tener en cuenta en relación a la doctrina de la Iglesia, que es la que da sentido a las hermandades, como instituciones de la Iglesia que somos.

Por ello Don Santiago lo único que ha hecho es recordar esa doctrina.

Por último, ¿qué le pidió Santiago Padilla a la Virgen del Rocío en esta romería?

Le pedí que pudiéramos celebrar en paz y armonía la romería anhelada de 2022. Se ha celebrado afortunadamente sin daños personales, al menos hasta este momento.

Hermoso perfil de la Virgen del Rocío y el Divino Pastorcito. Foto: Hdad. Matriz de Almonte.

Sí es verdad que hay hermandades en camino y se debe esperar a que lleguen a sus casas, pero salvo pequeños incidentes sin gravedad no ha ocurrido nada, y esto es lo más importante en cualquier romería.

Por lo demás, me hubiera gustado que la procesión terminara como empezó, pero no ha podido ser. Y ahora lo único que nos queda es buscar remedio de cara a 2023.

Este año teníamos el reto de estrenar unas andas nuevas. Estaba el problema primero de la procesión de Almonte, con un duro y complejo entorno urbano; pero no podíamos probar las andas de otro modo que no fuera el propio desarrollo de la procesión de la Imagen.

Y en esa prueba se han identificado algunas fortalezas, ya que el paso de la Virgen ha funcionado mucho mejor de lo que lo había hecho hasta 2019; y algunas debilidades, que nos han truncado el final de la procesión no de Almonte, pero sí del Rocío.