Advertisements
Pentagrama, Sevilla

Esencia, un estilo propio que trasciende lo clásico

No cabe duda de que una de las grandes formaciones musicales de la ciudad de Sevilla de los últimos tiempos es la Banda de Cornetas y Tambores Esencia. Una banda que ha evidenciado desde su fundación una indiscutible línea ascendente que se ha ido afianzando en la Semana Santa de la capital andaluza poco a poco y sin hacer mucho ruido, con un estilo perfectamente definido, tan propio como particular.

Actualmente acompaña a dos grandes corporaciones de la nómina de Hermandades de la ciudad de la Giralda, a San Roque el Domingo de Ramos y a las Siete Palabras el Miércoles Santo. Sin embargo, desde sus inicios allá por el año 2006, el nombre de Esencia viene estrechamente ligado al de marchas clásicas de la Policía Armada de Sevilla, que son las mismas que las de la Banda de los Bomberos de Málaga. Unas marchas en las que los únicos instrumentos son la corneta y el tambor, y cuyo máximo exponente en lo que a autoría se refiere es Alberto Escámez, aunque también adquieren importancia otros compositores como Pascual Zueco Ramos o Ramón Montoya.

Si bien es cierto que Esencia posee un nutrido y amplio número de composiciones de este corte más clásico del género de la corneta y el tambor, no es cierto que su repertorio deba ser encasillado como exclusivamente de este corte. Lo que sucede es que la cantidad de composiciones que Esencia posee de este estilo es muy superior a la de la mayoría de las demás bandas de cornetas, en las que entre 10 y 15 marchas de este corte suelen formar parte del repertorio, muchas de ellas, más que por convicción de las bandas, por rellenar repertorio e interpretaciones en una salida procesional en la calle.

Sin embargo, encasillar a Esencia como una banda que única y exclusivamente posee marchas de este estilo primigéneo de la corneta y el tambor es un craso error que se produce, entre otras cosas, por desconocimiento. Sólo hay que observar el repertorio de la brillante formación sevillana para darse cuenta de que entre sus marchas hay muchas más que las de Escámez, Zueco o Montoya. Además de las clásicas, podemos disfrutar de otras dos grandes corrientes compositivas en el repertorio de Esencia.

En primer lugar, un nutrido grupo de marchas procesionales de la década de los 80 y 90, cuando comenzaron a diversificarse los estilos de las cornetas y tambores de la mano de distintas formaciones hispalenses como las Tres Caídas de Triana o las Cigarreras entre muchas otras, siendo ambos estilos mencionados las dos fuentes de las que Esencia ha bebido para enriquecer su repertorio con marchas que no se corresponden con aquel estilo primitivo de la corneta y el tambor. Así, marchas como «Silencio Blanco», «Ego Sum», «Tres Caídas de Esperanza», «Amor de Madre», «Conversión del Buen Ladrón» o «Eucaristía», entre muchas otras, pueden escucharse tras los pasos que la formación acompaña en Semana Santa. Autores de tanto renombre de la época que tomó el relevo de los Escámez o Zueco, como Julio Vera, Bienvenido Puelles, Dionisio Buñuel, Manuel Esteban o Francisco Javier de los Ríos encuentran una amplia representación en el repertorio de la banda hispalense, con la riqueza que ello conlleva.

Por otra parte, marchas que pertenecen a la época contemporánea también pueden escucharse en las actuaciones de Esencia, con marchas como «Sobre los Pies te Lleva Sevilla», «El Cachorro» o «En tus Penas». De igual forma, la banda ha ido añadiendo marchas de propia composición, como «San Roque por Caballerizas» o «En tu Calvario». Conviene destacar que, pese a la inclusión de marchas más modernas, el estilo de la formación musical es claro: marchas sin grandes estridencias, que no hagan destacar más al músico que a la imagen que acompañan, realzándola más si cabe pero sin pretender en ningún momento eclipsarla. 

En definitiva, la formación hispalense ha venido evolucionando desde su fundación, incluyendo, rescatando y matizando distintas marchas procesionales de diversas épocas, tanto las primigéneas de la Banda de los Bomberos de Málaga y Escámez como otras que han ido adhiriéndose al patrimonio cultural-musical de la Semana Santa, como las mencionadas de las Cigarreras o las Tres Caídas, ambas de la ciudad de Sevilla. Todo ello siguiendo la instrumentación originaria del estilo, basado en cornetas y tambores. Cada formación musical posee su personal estilo, elegido por propia convicción. Esencia tiene el suyo, puede gustar o no, ya saben aquel refrán que dice que el libro de los gustos está en blanco. Lo que no se puede afirmar es que el estilo de la formación musical esté encasillado exclusivamente en lo clásico, ya que merced al repertorio de la banda, fácilmente constatable, se puede comprobar que se trataría de una afirmación errónea. El estilo de Esencia trasciende lo clásico aunque no por ello lo pierde, como sucede en otras bandas, sino que se afana en perfeccionarlo y mantener vivo ese patrimonio musical y ese legado que, si no fuera por ella y por alguna otra banda más, terminaría perdiéndose en el olvido.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies