Córdoba

Francisco Javier Murillo propondrá que el IAPH restaure los libros del Calvario del siglo XVIII

Una de las labores esenciales que todo dirigente ha de observar, con absoluta pulcritud, es la conservación del patrimonio colectivo heredado, poniendo todos los medios a su alcance en aras de que el inmenso acervo patrimonial que sus hermanos han depositado en sus manos, sea preservado en su integridad y, en su caso, recupere todo su esplendor, de tal modo que se transmita impecable de generación en generación. 

Bajo esta premisa, el candidato a hermano mayor del Calvario, Francisco Javier Murillo, pretende acometer una importantísima empresa, que, como no puede ser de otra manera, será sometida a la valoración y aprobación de la asamblea de hermanos de la corporación de San Lorenzo en el caso de obtener el respaldo mayoritario en las elecciones que tendrán lugar este 10 de junio, la restauración de toda la documentación histórica relacionada con los orígenes de la hermandad, coincidiendo con el tercer centenario de la fundación que se atisba ya en el horizonte de 2022.

Una documentación que pasa por ser uno de los elementos patrimoniales más importantes que obran en poder de la hermandad, más allá de los propios titulares y el ajuar que atesoran. Se trata del libro de constitución de la Vía Sacra y Jesús del Calvario, los libros de cuentas originales, el libro de la escritura de la capilla y del retablo que la hermandad posee en San Lorenzo. Importantísima documentación del siglo XVIII que forma parte de la historia del Calvario y cuya restauración no puede ser tratada de cualquier modo.

Por ello, Francisco Javier Murillo tiene la firme intención de que sea el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), institución de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, dedicada al patrimonio cultural, máximo exponente y absoluta referencia a nivel nacional, que está especializada en la restauración de obras de arte y en documentación histórica, quien acometa esta delicada tarea.

Un proyecto de importancia capital que será encargado al ente público en el caso de que la propuesta recibiera el respaldo de sus hermanos y que culminaría con su completa digitalización, uniéndose a la documentación que la hermandad ya conserva digitalizada, de tal modo que puede ponerse a disposición de todos los hermanos de la corporación y de los investigadores que pudieran precisar de ella.

Una más que interesante propuesta que evidencia que la propuesta de Murillo va mucho más allá de un pronunciamiento sobre bandas y capataces que tan de moda están en los últimos tiempos y que supone todo un soplo de aire fresco y la reconfortante constatación de que existen cofrades preocupados por conservar la historia de nuestras corporaciones.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup