Advertisements
Córdoba, Galerías

San Lorenzo regaló a Córdoba grandes dosis de clasicismo y un profundo aroma de barrio

El calor de la tarde de Agosto, que brilló con intensidad a orillas del Guadalquivir, se apoderó de la tarde en la que la ciudad de San Rafael se convierte en la ciudad de San Lorenzo para precipitarse por los rincones, mientras las miradas se iban dirigiendo lentamente al mismísimo corazón del barrio cofrade por excelencia, donde existe un permanente aroma a incienso que lo impregna todo sea cual sea la época del año en la que nos encontremos. Cada mes de agosto, desde que hace ahora cuatro veranos la Hermandad del Calvario decidiera regalar a la Córdoba Cofrade una nueva fecha en el calendario, el tiempo se detiene para arremolinarse con la cadencia propia de las cosas especiales. Así se siente esta jornada singular en el Barrio de San Lorenzo, adornado como la ocasión merece y en el que se han dado cita cientos de cordobeses para hacer protestación pública de fe.

El paso del Corpus de la Hermandad Sacramental de la Cena, en el que ha estado entronizado el santo, sobre la peana de la Virgen del Mayor Dolor y sobre ella la peana de la Virgen de la Cabeza, perfectamente ornamentado con exquisita sobriedad, con clavel rojo y rosa roja en las esquinas, ha lucido los faroles del Señor Amarrado de la Hermandad del Huerto y ha sido dirigido con destreza por David Arce, una apuesta de la nueva junta de gobierno de la corporación de San Lorenzo, que preside Javier Murillo, cuya cuadrilla ha regalado al público asistente un caminar firme y elegante, como caracteriza a uno de los capataces referencia de la Córdoba Cofrade.

A los sones de la Agrupación Musical del Nazareno de Cañete de las Torres, una de las formaciones musicales que más viene destacando durante los últimos años en la provincia cordobesa, ha interpretado un repertorio clásico en el que han destacado marchas como “De vuelta al Porvenir”, “Himno de San Antonio”, “Rocío del Cielo”, “Jesús del Prendimiento”, “Cerca de Tí” o “Pescador de hombres”, en una plaza complicada ya que alberga en su seno a algunas de las cofradías con más solera de la ciudad de Córdoba.

El cortejo, que contó con las representación de las hermandades del barrio, avanzó pausadamente por las calles del barrio dejando a su paso momentos de gran belleza, siempre con el inequívoco sabor clásico que la Hermandad del Calvario imprime a sus cosas, hasta que la noche se apoderó del azul del cielo, esparciendo la semilla de la fe por los rincones, que para eso salen las cofradías a la calle, regalando a Córdoba y los cordobeses una nueva fecha en el periplo de glorias, en cuyo calendario, la procesión de San Lorenzo se ha hecho, por derecho propio, con un lugar de privilegio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: