Sevilla, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

Historias que no son ciertas (y que nos creímos)

Caer en el mismo error ya sea por no documentarse o por equivocación —en ocasiones intencionada— hace que el mundo de las cofradías cuente con una intrahistoria que en ocasiones no se identifica con la realidad más preclara. Tomamos al dedillo historias que leemos de libros con poca base o en artículos de historiadores que falsean los datos. Por suerte los hay que contrastan y que no se dejan llevar por la repetición de ideas sin buscar de dónde llegan teorías que no se mantienen. Hay, como dice el refranero popular, de todo, como en botica. A continuación, recogemos cinco historias que siguen siendo comentadas y aceptadas como ciertas, sin ser tales.

La mirada del Cachorro

Tan característica que tan solo hace falta observarla para saber de qué imagen se trata. Médicos forenses han visto en ella los signos de la expiración. La falta de oxígeno antes de perder la vida habría dado como resultado que el ojo derecho presente el aspecto tan característico que percibimos. El pasado jueves, en El Llamador, Miñarro afirmaba al respecto: «Su ojo derecho tiene la nube, que se ha descrito siempre como una mancha que los forenses han leído de que es un signo de la agonía y no es ninguna historia de signo agónico. Es simplemente un despegamiento, un desprendimiento de la capa de color que genera un vacío de aire y entonces se ve opacidad». Sin embargo, seguimos creyendo todavía que Ruiz Gijón plasmó signos del fatal desenlace.

¿Divina Enfermera o Concepción de Regina?

En la reciente exposición de la hermandad de la Sagrada Lanzada pudimos contemplar una de las grandes joyas que custodia la corporación del Miércoles Santo. Se trata del óleo que cuelga de las pares de la iglesia de San Martín y que gracias a su disposición en la muestra del Círculo Mercantil mostró detalles poco visibles desde su emplazamiento en el templo. Desde hace un tiempo viene identificándose esta iconografía con la Esperanza Divina Enfermera pero, ¿existe tal documento que así lo atestigüe? A día de hoy no existe documento que lo afirme, como informan desde la hermandad.

La iconografía de la titular letífica que recorre las calles de la feligresía cada mes de octubre no se correspondería con la reflejada en el lienzo de grandes dimensiones. Ni el libro es determinante ni tampoco la inscripción en la parte superior «Concebida sin pecado original». Tan solo hay una idea que hace pensar que se trate de la Concepción de Regina, como es el caso del escapulario celeste. Pero la historia reciente ha hecho pensar que se trata de la Esperanza Divina Enfermera. A ello han contribuido desde libros que recogen representaciones pictóricas marianas hasta la propia corporación, que con su énfasis en esta relación aumenta la creencia de que la representación es indudablemente la de la titular de la antigua hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza, fusionada con la cofradía de la Lanzada en 1981.

Lienzo perteneciente a la hermandad de la Sagrada Lanzada expuesto en el Círculo Mercantil recientemente

La Virgen de los Reyes entrando en Sevilla

El 23 de noviembre se conmemora el aniversario de la reconquista de Sevilla. En 1248 san Fernando entraba en la ciudad para restablecer la fe cristiana. La idea nace de los «Anales eclesiásticos y seculares de la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla, metrópoli de la Andalucía» donde Ortiz de Zúñiga recoge los acontecimientos más destacables desde 1246 hasta 1671. Y al narrar la entrada del rey santo recoge que una imagen mariana entró con el en la ciudad. No consta descripción alguna que haga pensar que se trata de la Virgen de los Reyes, aunque historiadores han repetido una idea que a base de insistir hemos pasado a creernos. Ante la devoción que le tenía el rey santo no es extraño pensar que se trataba de Nuestra Señora de los Reyes pero ni la duda sugieren estudiosos, que se limitan a reafirmarse en que así fue recogida por Ortiz de Zúñiga. Una lectura de los anales basta para observar el error.

Del casco antiguo al Juncal

El Lunes Santo de 1945 tiene lugar la celebración de un cabildo donde se aprueba por unanimidad la salida con el actual Cristo del Soberano Poder en su Prendimiento a dos días del Miércoles Santo. El antiguo, que estaba todavía en la capilla, iba precisamente ese año a realizar su salida procesional con el nuevo conjunto escultórico salido de la gubia de Castillo Lastrucci. «Prácticamente le hace una encerrona a la hermandad para que cojan su imagen», ha comentado recientemente el periodista Fran López de Paz en El Llamador —también este pasado jueves, día 26. Roda Peña afirma al respecto que «Castillo Lastrucci actúa con bastante astucia porque plantea un misterio donde ya no funciona un Cristo preso sino un Cristo que va a ser prendido ¿no? Y naturalmente lo que hace es para homogeneizar estilísticamente todo el conjunto es plantear un Cristo nuevo que desde el principio pues embelesó a los hermanos y por eso se aprobó de esta manera, ¿no?».

El cambio de la imagen ha quedado en los anales cofradieros como pensado y ampliamente debatido cuando bastan las palabras del profesor Roda Peña para conocer cómo se llevó realmente a cabo un cambio que terminó por incluir la imagen del actual titular en el primero de los pasos. La anterior se encuentra en la parroquia de Nuestra Señora del Juncal.

Rodríguez Ojeda o las dolorosas de hebrea antes del siglo XX

Otra teoría que resuena cada cuaresma advierte de que Juan Manuel Rodríguez Ojeda inventa el estilo de ataviar a las imágenes marianas «a la forma hebrea». Aunque sabemos que este presenta así a la dolorosa de la Hiniesta a mediados de la década de los veinte del pasado siglo y que comienza a extenderse un estilo que pronto cumplirá un siglo, ya desde el siglo XVIII existen documentos que contienen referencias a esta vestimenta, aunque no se determina con exactitud cómo debía de ser. Sí manifiestan atavíos sobrios acordes con el tiempo de preparación que se avecinaban, aunque podemos hacernos una idea con obras como La Virgen rezando, de Sassoferrato, Mater Dolorosa, de Murillo, y la dolorosa de la Crucifixión, de Andrea Solari. El genio Juan Manuel habría por tanto rescatado un estilo que ya en composiciones pictóricas venía presentándose siglos anteriores.

Virgen rezando de Sassoferrato, Mater Dolorosa de Murillo y detalle de la Crucifixión de Andrea Solari

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup