Córdoba, Varios

Joaquín Alberto Nieva: “Como nuevo presidente expreso el compromiso de seguir poniendo este monumento al servicio de todos”

El Cabildo Catedral de Córdoba ya tiene oficialmente nuevo Deán Presidente. Joaquín Alberto Nieva García ha tomado posesión de su cargo en el templo principal de la Diócesis en una ceremonia presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández.

El nuevo presidente ha agradecido públicamente a sus hermanos sacerdotes del Cabildo que lo hayan elegido para presidir este colegio sacerdotal, poniendo de manifiesto que ha aceptado el cargo sabiendo que contará con el apoyo y la colaboración de todos los canónigos, así como con la ayuda de un gran equipo de profesionales.

Nieva García ha repasado sus tres décadas de vida ministerial, asegurando que “siempre he trabajado con mucha alegría colaborando con otros hermanos sacerdotes y así lo he hecho los últimos 14 años como canónigo doctoral del Cabildo”. “No asumo una tarea de director o gerente, no me toca dirigir nada, sino gestionar un colegio de hermanos desde el servicio a otros hermanos que son responsables de la misma institución y eso me da confianza y aumenta mi compromiso para este cargo que asumo”, ha expresado.

El nuevo presidente ha ensalzado el trabajo de su antecesor, el canónigo Manuel Pérez Moya, quien trabajó desde el año 2007 y a quien ha agradecido su gran labor, así como al Obispo quien ha confirmado la elección realizada por los canónigos y le ha nombrado canónigo deán. “La confianza que deposita hoy en mi me ayuda a asumir mejor mi nueva responsabilidad”, ha dicho dirigiéndose al prelado.

Compromiso hacia la Catedral y el culto

Como nuevo presidente, Joaquín Alberto Nieva ha querido expresar el compromiso “de seguir poniendo el acervo patrimonial, histórico, artístico y documental de este monumento al servicio y goce de la sociedad entera”. “Queremos seguir colaborando con las instituciones de todo el mundo para hacer efectivo el interés común, preservar y dar a conocer este patrimonio cultural en posesión de la Iglesia”, ha asegurado, al tiempo que ha mostrado el deseo del Cabildo de seguir facilitando su contemplación y estudio, “logrando su mejor conservación, conocimiento, uso y disfrute en el marco del artículo 46 de nuestra Constitución Española”.

Asimismo, ha resaltado que en nombre del Cabildo estará siempre abierto al diálogo y a la colaboración institucional para buscar el bien común desde el respeto a la legalidad vigente. “Nuestra Mezquita Catedral tiene inmensas posibilidades para comunicar el Evangelio, para facilitar el diálogo entre la fe y la cultura y el encuentro entre personas de todo el mundo”, ha indicado el nuevo presidente que además seguirá siendo Canciller Secretario del Obispado de Córdoba y párroco de San Francisco y San Eulogio.

Especial atención a la caridad

Por su parte, el obispo de Córdoba ha agradecido su entrega al nuevo presidente, ha ensalzado su trabajo y su disponibilidad, especialmente, para acreditar con estudios jurídicos que la Mezquita Catedral es propiedad de la Iglesia, y le instado a seguir preservando la belleza del templo, tal y como ahora se encuentra, así como conservando la dignidad del culto cristiano. También ha insistido en la importancia de mantener el desarrollo de proyectos de caridad para ayudar a las personas desfavorecidas, como viene haciéndolo el Cabildo desde hace años.

Durante la ceremonia, desarrollada entre el coro y el altar mayor de la Catedral, el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ha manifestado que “vale la pena dedicar tiempo al cuidado de la Mezquita-Catedral, no sólo por lo patrimonial”. “Dios quiere encontrarse con las personas que vienen todos los días”, ha recordado.

El cargo de Deán y Presidente del Cabildo

El oficio de Deán se había unido al de presidente desde 2011, de manera que, aunque pueden ejercerse como presidente solo, desde esta fecha se ejerce conjuntamente, una vez confirmada la elección por el Obispo, así ha sucedido con Manuel Pérez Moya y así también ha querido que sea en el caso de Joaquín Alberto Nieva. Así lo ha explicado el obispo de Córdoba en el acto que ha tenido lugar en la Sala Capitular de la Catedral, indicando que son los canónigos quienes eligen a su presidente y el Obispo, al que es presidente le nombra deán. “El déan es una dignidad histórica. El presidente es elegido y es confirmado, constituyendo dos actos jurídicos diferentes. Los canónigos eligen, el Obispo confirma y, además, lo nombra Deán”, ha explicado.

Ante el prelado, Joaquín Alberto Nieva se ha comprometido a continuar con lo que se viene haciendo, abierto a lo que se pueda mejorar y, siempre, junto a los demás sacerdotes del Cabildo. “Con ellos, seguiré adelante buscando el bien del Cabildo, del monumento, el bien de la Iglesia y de la sociedad cordobesa, que está también relacionado con el bien de este monumento”, ha afirmado.

En la dimensión del culto, ha dicho que seguirá el mismo camino en el que estamos, “fomentando la dignidad y la solemnidad del culto que es muy valorado por las personas que vienen de fuera, -también por los propios cordobeses-, además de los propios cordobeses”. “Son muchísimos los fieles que vienen de otras diócesis y cuando se van nos trasmiten su satisfacción, encantados de haber participado en estas celebraciones tan solemnes”, ha aclamado.

Refiriéndose a la dimensión de la cultura, quiere seguir conservando el templo con proyectos muy importantes. Próximamente se llevará a cabo la restauración de la Capilla Real y las cúpulas de la Macsura. Mientras tanto, en la dimensión de la caridad, “seguiré atendiendo las peticiones de instituciones de personas más desfavorecidas en la sociedad”.