Advertisements
Sevilla

José Manuel Rubio aboga por consensuar una sola candidatura de cara a las próximas elecciones de San Isidoro

Con vistas a las elecciones que la Hermandad de San Isidoro celebrará el próximo mes de noviembre, uno de los candidatos en liza, José Manuel Rubio Sotillo –actual Teniente de Hermano Mayor-, ha remitido una carta a sus hermanos en la que esboza los aspectos esenciales a desarrollar en el caso de obtener el respaldo mayoritario de sus hermanos. En la misiva, el candidato recuerda “nuestras hermandades requieren una estructura material y humana que las hacen complejas. Siendo su principal fin el espiritual, éste se sustentará en una adecuada gestión en el terreno material, que ordene la vida de la corporación para que se faciliten el CULTO, la FORMACIÓN y la CARIDAD”, al tiempo que recuerda que “en estos últimos años, se ha avanzado con decisión en la reforma de muchos campos de la vida de la Hermandad, teniendo siempre como meta el bien común. Se han realizado ajustes en los Cultos, intentando una mayor participación en la liturgia, adecuando la misma a las directrices eclesiales. Se ha acrecentado el cuidado de los detalles, para que sobretodo en los días más señalados, las celebraciones posean la solemnidad y la idiosincrasia propia de nuestras tradiciones y costumbres. Se han celebrado cultos para conmemorar los centenarios de nuestras Sagradas Imágenes y nuestra llegada a la parroquia de San Isidoro, según el estilo de nuestra corporación, y se ha mejorado la organización y protocolo de las Misas por nuestros hermanos difuntos”.

Además subraya que “Se han efectuado cambios en la organización de la Cofradía, con la instauración del criterio de antigüedad en la asignación de los puestos, evitando así los agravios comparativos. Igualmente se han suprimido las limosnas de salida, para que ningún hermano condicione su petición de sitio por razones económicas”. “En cuanto a la administración económica de la Hermandad, -continúa- se ha llevado a cabo una revisión y modificación sustancial de la misma, para entre otras razones, responder a la exigencia de rendir cuentas a la Jerarquía Eclesiástica y a la autoridad civil. Se ha mejorado la contribución económica a la Parroquia y al Fondo Común Diocesano, y se ha continuado con la restauración de nuestro patrimonio devocional y artístico. Destacamos especialmente la restauración de la Imagen de Nuestra Señora de Loreto, las obras en la casa de Hermandad y otras muchas actuaciones y adquisiciones de diferente coste e importancia ( Niño Jesús de la Sacramental, candelería de cultos …)”

“En el apartado de formación –prosigue-, se ha perfeccionado el protocolo de admisión y jura de nuevos hermanos con la implementación de sesiones de preparación para ellos, así como también para los hermanos que realizan la Estación de Penitencia por primera vez. Hemos formalizado un acto de bienvenida y acogida para hermanos menores de diez años, que incluye una breve charla formativa para los padres, y se ha continuado con la colaboración en las catequesis parroquiales de Confirmación, comenzando además en el último año un curso de formación doctrinal para adultos”. “En el ejercicio de la caridad y obras asistenciales – desarrolla la carta-, se ha ampliado el presupuesto económico y se han integrado más hermanos en las tareas de ayuda a conventos, reparto de alimentos, colaboración en el economato de Hermandades y atenciones individualizadas”. El candidato enfatiza que “Todo esto se ha realizado buscando alcanzar de forma más perfecta los fines de nuestra Hermandad. A la vez que hemos ido avanzando, también hemos ido percibiendo otras facetas y campos en los que en el futuro habremos de centrar nuestros afanes, sin abandonar los caminos ya trazados”.

“En el orden espiritual, necesitamos que la Hermandad se impregne del carácter Sacramental con la necesaria catequesis sobre el Misterio de la Santísima Eucaristía (centro de la vida cristiana), y colabore con plena disposición y sin reservas en la vida pastoral de la Parroquia y en las tareas de apostolado, siempre en comunión con el Párroco. Tenemos que transmitir la devoción a Nuestros Sagrados Titulares y a los Misterios que representan, para que realmente sean una referencia espiritual para todos y un medio eficaz para el conocimiento íntimo de Jesucristo y de su Bendita Madre”, expone. Adicionalmente subraya que “Debemos encontrar la adecuada dimensión en el número y duración de nuestros cultos y actividades, para que tengan mayor esplendor y participación. Igualmente debemos adaptar en lo posible nuestros tiempos y horarios para compatibilizarlos con la vida familiar y laboral, y por supuesto mejorar la fraternidad y la cordialidad en nuestras relaciones para que demos testimonio de verdadera caridad”.

“También en el orden material, -explica- se nos presentan problemas de compleja resolución. Precisamos adecuar nuestros inmuebles, haciéndolos más útiles y confortables para los momentos de convivencia y simultáneamente más prácticos y funcionales para las tareas de administración, almacenamiento y cuidado de los enseres. Es necesario apoyar con más medios las duras labores de priostía y además debemos procurar aumentar la contribución económica a la Parroquia, a las actividades asistenciales y a la conservación del patrimonio, optimizando aún más la gestión de nuestros recursos”.

“Igualmente será precisa una reforma de Reglas (y la posibilidad de redactar un reglamento) para recoger mejor y con más detalle el desarrollo de los Cultos y la organización de la Cofradía; modificar la composición de la Junta de Gobierno para equilibrar y redistribuir el trabajo y competencias de sus miembros; actualizar los procedimientos de altas y bajas de hermanos etc. Todo esto es una obra que parece escaparse de nuestras posibilidades”. “Necesitamos reformas, -afirma el candidato- pero no rupturas, pues éstas, no regeneran, sino que destruyen. La solución de los problemas no pasa por “desalojar de la Casa “ a los que ya están trabajando, sino por “abrir las puertas” para que entren muchos más hermanos, y por aprender a convivir y trabajar en equipo y con espíritu de fraternidad. Sólo así, y con un diálogo leal, espontáneo y sincero encontraremos “la luz” para ver las necesidades y anhelos de los miembros de la Hermandad, que debemos canalizar por los conductos que las Reglas indican”.

“Veo imprescindible consensuar un único proyecto y por tanto una sola candidatura de cara a las próximas elecciones, como ha sido lo habitual en la historia de nuestra Hermandad. Para tal fin, es necesario conjugar el trabajo de los que pertenecemos a la Junta actual, con las aportaciones y las iniciativas de otros hermanos que están ilusionados por incorporarse de nuevo o por primera vez a las tareas de trabajo y gobierno. Este es mi deseo y el de muchos hermanos que así me lo han manifestado y me han mostrado su apoyo, por lo que me comprometo a trabajar por ello”, concluye.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies