Advertisements
Andalucía, ⭐ Portada

Juanma Moreno, que anuncia que Andalucía cerrará para el puente de Todos los Santos, califica de «desproporcionado» y «demoledor» un estado de alarma hasta mayo, que «no sólo nos deja sin Navidad sino también sin las fiestas de la primavera»

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha anunciado que el Ejecutivo andaluz decidirá el próximo miércoles, día 28, si adopta nuevas medidas para frenar la expansión de la pandemia en la comunidad autónoma tras la declaración del estado de alarma por parte del Ejecutivo central; además, ha apuntado que antes de adoptar medidas en cuanto restricciones de movilidad en Andalucía, contactará con los presidentes de otras comunidades limítrofes como son Extremadura, Castilla La Mancha y Murcia, así como con Madrid, «para tomar decisiones coordinadas y que todos vayamos en la misma dirección». 

Una entrevista en la que el presidente de Andalucía ha sido claro y meridiano y extremadamente duro al valorar la gestión de la pandemia perpetrada por el gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. En concreto Juanma Moreno ha afirmado que Pedro Sánchez ha tenido cinco meses para adoptar las medidas oportunas para no tener que recurrir al estado de alarma nuevamente y «no ha hecho absolutamente nada» y en la que ha calificado de «desproporcionado» un estado de alarma que se prolongue hasta el mes de mayo, porque manda un mensaje «demoledor de que no va a haber navidades, feria, Semana Santa ni fiestas de primavera con la importancia que ello tiene en Andalucía» que «tritura la marca España y no tiene ningún sentido», que además supone un «cheque en blanco con evidentes connotaciones políticas». Al respecto, el presidente de Andalucía se ha sumado a la tesis de Pablo Casado que aboga por limitar el estado de alarma a ocho semanas y después «ya veremos» en función de la evolución.

Pese a ello, Moreno Bonilla entiende que el estado de alarma es «necesario con vistas a los tres grandes puentes que tenemos por delante» en la medida en que desde el Gobierno de España no se han puesto medios para poder recurrir a otras herramientas «ya que sin el estado de alarma los tribunales superiores estaban tumbando medidas de restricción de movilidad». «No es un buen momento para que haya un flujo de personas entrando y saliendo de la comunidad», según ha sentenciado el presidente de la Junta, quien ha señalado que lo que está intentando la Junta es que no haya que tomar medidas «más duras» dentro de un mes. Asimismo, el presidente ha señalado que para controlar las salidas y entradas en la comunidad en el caso de que se cierre, se necesita un despliegue de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por parte del Gobierno central, que en este momento desconocen.

Asimismo, ha avanzado que también se modificará el horario del toque de queda nocturno, que tras decretarse el pasado domingo el estado de alarma, transcurre actualmente entre las 23,00 horas y las 06,00 horas. El presidente no ha concretado en qué consistirá la modificación en el horario del toque de queda (las comunidades tienen la opción de adelantarlo o retrasarlo en una hora tanto en su inicio como en su término). Asimismo, tampoco ha avanzado cuánto tiempo podría permanecer cerrada la comunidad a entradas y salidas, en caso de que finalmente se adopte mañana esta decisión sobre el cierre. En relación con la modificación del horario del toque de queda nocturno, Juanma Moreno ha señalado que se está estudiando cómo se pueden limitar los contagios y no «ahogar» al sector de la hostelería.

Sin duda, según el presidente, que ha denunciado que el Gobierno central «no quiere asumir coste político» alguno en la gestión de la pandemia y ha trasladado a las comunidades todo el ámbito de las «decisiones complejas y difíciles», en estos momentos hay que tomar decisiones «terriblemente complejas y difíciles», pero es que todavía no ha llegado el frío ni la época de gripe y la situación en noviembre y diciembre puede ser muy complicada. De hecho, ha dicho que en este momento los datos de hospitalizaciones «son muy parecidos» a los del pasado mes de 6 de abril y la «tendencia es alcista».

Medidas ya apuntadas el lunes en una comparecencia telemática que ha ofrecido tras participar en la Conferencia de Presidentes que se ha celebrado, también de manera telemática, este mismo lunes, donde ha señalado que el estado de alarma es «un instrumento excepcional para situaciones excepcionales» que se debe aplicar «solo el tiempo que sea estrictamente necesario» y garantizar que su Ejecutivo lo asume «con disciplina». Conviene recordar que este mismo lunes se ha constituido y reunido de nuevo el Gabinete de Crisis de la pandemia para analizar la situación y las consecuencias del estado de alarma. «Seremos muy ágiles en la toma decisiones pero no impulsivos, porque las medidas deben ser certeras y serenas», ha dicho. Por eso, harán un control «estrecho» de la evolución de la pandemia en los próximos días y, siempre con el respaldo de expertos -«porque nosotros sí tenemos expertos con nombres y apellidos»-, «el miércoles veremos la evolución de los datos de la semana y tomaremos decisiones sobre las siguientes medidas a tomar».

Y es que, como ha explicado el presidente, no descartan ninguna medida, «todo es planteable ahora mismo», y analizan todas las opciones posibles «para mantener ese fino equilibro de control a la pandemia, que es el objetivo fundamental de cualquier decisión, pero al mismo tiempo no erosionar aún más nuestras fuentes de ingreso y empleo». Así, ha indicado que el Gobierno andaluz va estudiando los datos por semanas, de ahí que esperen al miércoles «para evaluar la pandemia y, si va a más, adoptar medidas más restrictivas, pero si los datos nos dan una tregua, tomaremos otras medidas». «Tienen que ser fruto del análisis, de la reflexión y del rigor, no podemos ir corriendo a tomar decisiones que afectan a miles de personas, porque a muchas las condenamos al paro, por tomar una decisión en caliente», ha abundado.

«El miércoles tendremos la secuencia de evolución de la pandemia de la semana para ver si vamos mejor o peor», ha insistido para explicar a día de hoy «no tenemos suficientes datos para tomar decisiones que son de mucho calado, con un fuerte impacto económico y social». Insiste en que esta semana «es clave» y que «dependiendo lo que pase en las próximas 48 horas» irán tomando decisiones que afecten al conjunto de Andalucía.

Sobre el posible cierre perimetral de Andalucía o de alguna de sus provincias o municipios, Moreno ha explicado que mantendrá conversaciones con los presidentes de las comunidades limítrofes como son Extremadura, Castilla La Mancha y Murcia, y otros como Madrid, «para tomar decisiones coordinadas y que podamos cooperar» porque este extremo tendrá «un fuerte impacto en Andalucía», y que así «todos vayamos en la misma decisión». «Cualquier decisión precipitada o caprichosa, que se adopte con carácter político, tiene más capacidad de errar y de no cumplir el objetivo que tiene el estado de alarma», ha apostillado el jefe del Ejecutivo autonómico.

Además, el presidente andaluz ha explicado que ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que si se pretende llevar hasta el 9 de mayo el estado de alarma, que se prolonguen de forma excepcional hasta esa fecha los ERTE porque «se han demostrado como medida eficaz para evitar que el desastre en nuestro mercado laboral alcance proporciones aún mayores que las que ya se vaticinan». «Prolongar los ERTE es imprescindible en sectores como el ocio, la hostelería, el turismo o la cultura, que ya de por sí están bastante perjudicados», ha agregado Moreno antes de lamentar que el estado de alarma conduce a estos sectores a «un nuevo desafío y una situación límite» y asegurar que la Junta escuchará las propuestas de estos y otros sectores que «están con el agua al cuello por la pandemia».

Ha incidido en que «no siempre es posible atender todas situaciones, pero somos conscientes de la situación y tenemos la mejor disposición para ayudarles a salir adelante», todo antes de hacer una llamada de atención porque «la situación es grave, no cabe paliativos ni expresiones pedantes». Por tanto, Juanma Moreno ha insistido en que superar esta «dura prueba» que está siendo el Covid «depende de nuestra propia actitud y nuestro comportamiento particular es fundamental» porque ningún plan, ninguna norma ni ningún estado de alarma detendrá por si sola a la pandemia, «no hay ley que pare este maldito virus si no estamos dispuestos a acatarla».

Y tras tener palabras para los profesionales sanitarios que trabajan «a destajo» para atender a los enfermos y parar el virus, ha pedido que «no les obliguemos otra vez a ser héroes». Mientras, desde la Junta, «no somos infalibles pero sí incansables, y buscaremos todas las alternativas posibles para cuidar la salud de los andaluces pero sin condenar nuestra economía».

En líneas generales, Moreno ha expresado que el Ejecutivo que preside, a lo largo de la pandemia, ha sido «leal» con el resto de administraciones públicas y, especialmente, con el Gobierno central, «y así seguirá siendo» pues «hemos mantenido ese compromiso en todo momento, también en la discrepancia, incluso cuando considerábamos que no actuaba con la misma voluntad hacia todas las comunidades autónomas». «Asumimos con disciplina esta nueva declaración del estado de alarma que con la mejor fe, debemos considerar que es fruto de la reflexión y de estudio profundo de la situación y de las consecuencias que supone la aplicación de esta medida claramente excepcional», ha abundado.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup