A pulso aliviao, Sevilla, ⭐ Portada, 💙 Opinión

Junio cofrade 2021: santos o locos

El martes iniciaremos uno de los meses cofrades más controvertidos y polémicos que se recuerdan en años, o incluso décadas.

El Junio electoralísimo de 2021 viene arramplando con todo y con todos, removiendo las alfombras de muchas corporaciones de la ciudad.

El Gran Poder, San Gonzalo, el Cachorro, las Soledades de San Buenaventura y San Lorenzo, San Benito, Montesión, el Valle o la Redención, entre otras, pasarán por las urnas a lo largo de estos frenéticos 30 días.

Y el meollo de la cuestión no está en la mera celebración de esta larga lista de comicios en regla o atrasados por la exasperante pandemia, sino también por los candidatos y los controvertidos programas que plantean algunos candidatos; siendo otros proyectos, todo hay que decirlo, absolutamente brillantes.

Pero antes de meterse en faena con el tema electoral, hay que mencionar el hecho, asunto y tema del año hasta la fecha: el cabildo de las Siete Palabras del 13 de junio en el que se votará la sustitución de la Virgen de la Cabeza. Sí, el acto parece estudiado y organizado al detalle para evitar «episodios poco agradables», pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Y más aún teniendo en cuenta que cualquier resultado creará tensión en una corporación ya de por sí dividida en dos por este asunto.

Hablando de sustituciones, no menos relevante será la exposición sobre los bocetos del futuro paso de misterio de la Hermandad de la Cena, que se estrenará el 1 de junio en Cajasol, con un run run enigmático que lleva intrigando al capillita desde hace 1 año.

Volviendo al turrón, o al helado teniendo en cuenta la fecha del calendario, los cambios de junta de gobierno marcarán las sucesivas jornadas con demasiadas candidaturas en algunas hermandades donde sobra gente y faltan soluciones a problemas importantes.

Hay ejemplos también de futuros hermanos mayores, porque así lo merecen por inteligencia y aptitud, que han preparado un programa verdaderamente excepcional, como son los casos de José Ignacio Barbasán en el Cachorro, Alberto Balbotín en Montesión o Manuel Lobo en San Gonzalo. No es una impresión con ánimo de beneficiar a nadie sino un hecho constatable del que pueden dar fe en las páginas oficiales de los candidatos o en este medio a través de las noticias que se han publicado últimamente. Son propuestas modernas, frescas, renovadoras, integradoras, con gran repercusión social y caritativa… Pero sobre todo necesarias para llevar a sus hermandades al siglo XXI.

Y es que el progreso no se halla en pamplinas como el sexo o la edad media de los integrantes de un determinado equipo, sino en la valía de las personas que lo integren y la calidad del proyecto para impulsar en el día a día a una institución religiosa tan importante.

Todas ellos, lo cual es satisfactorio, coinciden además en la importancia de la comunicación y las nuevas tecnologías como formas esenciales de llegar al hermano y al devoto.

Tampoco faltan en este aliño de urnas los anuncios llamativos, es decir, aquellas espectaculares medidas que levantan al personal del butacón. Son, cómo no, revulsivos patrimoniales que el cofrade, que no necesariamente el hermano, está deseando escuchar tras esta falta de vidilla procesional. ¿Ejemplos? La posible incorporación del tercer paso en Montesión con el Cristo de Salud, que propone Manuel Pereira; el bordado del manto de salida de la Virgen de la Salud, como establece la candidatura de Manuel Lobo en San Gonzalo; o el nuevo altar del Señor de la Oración en el Huerto, también de Montesión, propuesto por el candidato oficialista Alberto Balbotín.

Y, por poner otro matiz en estas agitadas votaciones, en los presentes comicios tampoco faltan los aspirantes «fantasma», o aquellos que buscan gobernar la hermandad sin presencia ni programa conocido, lo cual siembra un rotundo desconcierto y misterio sobre su proyecto que no benificia ni a su candidatura ni a la propia hermandad.

Finalmente, este mix no termina en las proclamaciones de las juntas electos, sino que además tendremos un nuevo pastor en la diócesis. Será el sábado próximo cuando Don José Ángel, inicie su pontificado en Sevilla, que, el tiempo lo dirá, podría venir con cambios de calado.

Así las cosas, queridos lectores, este junio absorbente solo puede derivar en dos procesos: o bien nos canonizan a todos; o nos llevan directos al manicomio. Hagan sus apuestas.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup